El 1° de enero de 1921 fue inaugurada la plaza Arenas de Valencia (Imagen: @AntanoValencia)

Valencia, capital del Distrito Urdaneta…

 

(Mi papá, Manuel Feo La Cruz, nació en Valencia, la de Venezuela, el 9 de julio de 1921 y, para publicarlos en su centenario, quise reunir sus documentos fundamentales, fotografías, manuscritos, recortes de prensa y libros. 

Leer en su partida de nacimiento que mi abuela lo trajo al mundo en el “municipio Santa Rosa del Distrito Urdaneta” me hizo seguir algunos hilos históricos –siempre infinitos- para comprender por qué el nombre de su entidad natal fue cambiado.  Hoy me detuve y resumo lo hallado). 

 

24 de junio de 1921

Durante el trienio 1921-1924 el Presidente Constitucional del Estado Carabobo fue el general  José Antonio Benjamín de los Reyes Baldó Raldiris, y su Secretario General de Gobierno, Isaías Garbiras, ambos tachirenses, designados por Juan Vicente Gómez, “El Benemérito”, coterráneo y supremo mandamás de la Venezuela de principios del siglo XX (1908-1935).

Seguramente habrá más datos para recordar su gestión en esta provincia, sin embargo, nos conectamos a ellos y a su mandato al leer un decreto, de fecha 24 de junio de 1921, publicado en la Gaceta Oficial del Estado Carabobo N° 633 (1).  Sus firmas suscriben este acto mediante el cual se aprueba que el llamado Distrito Valencia pase a denominarse, a partir de ese momento, Distrito Urdaneta y Valencia sea su capital.  Así mismo, establece que el Distrito Guacara cambia a Bolívar, Bejuma a Cedeño, Puerto Cabello a Páez, Montalbán a Plaza, Güigüe a Gómez, y los municipios Canoabo, Patanemo, Urama, Goaigoaza y Belén a Rangel, Mellao, Camejo, Farriar y Arismendi.

24 de junio de 1921: Inauguración del Arco de Carabobo

En el Centenario de la Batalla de Carabobo, cursando el año 112° de la Independencia y 63° de la Federación, las autoridades gomecistas han decidido el rebautizo de las mencionadas entidades locales “como un homenaje más a los sagrados héroes de la célebre Batalla que selló la independencia de Venezuela”, con base en los siguientes argumentos:

“Considerando:

Que el Centenario de la inmortal Batalla de Carabobo reclama del Gobierno y el Pueblo Carabobeño insólitas manifestaciones de entusiasmo patriótico;

Que los grandes festejos nacionales promovidos por el Benemérito General Juan Vicente Gómez, invicto jefe de la causa Rehabilitadora, para la digna celebración de esta efeméride gloriosa quedaran monumentos y actos de imperecederos recuerdos;

Que es y será siempre propósito de este Gobierno seccional proceder absolutamente de acuerdo con las sabias practicas rehabilitadoras, inspirándose en la patriótica doctrina política del héroe de diciembre; y,

Que algunos Distritos y Municipios del estado Carabobo, llevan nombres no armonizados con los esfuerzos y la preclara vida de los fundadores de la patria”.

Además de la lisonja al Benemérito, destaca el castigo al uso de los nombres tradicionales que emplearon los pueblos carabobeños, indígenas o coloniales, durante siglos.

Para el 21 de enero de 1923, los referidos distritos Urdaneta, Bolívar y Gómez se mencionan en un acta certificada con ocasión de la Solemne Promulgación del Decreto Ejecutorio de la Bula de Erección del Obispado de Valencia (2).

Nos faltará precisar la fecha a partir de la cual se restablecieron los nombres que aún conservan los municipios y parroquias de Carabobo.  Mientras tanto, acompáñenme a hurgar en las vidas de Baldó y Garbiras. 

 

JOSÉ ANTONIO BENJAMÍN DE LOS REYES BALDÓ RALDIRIS (3)

Nació en Táchira el 6 de enero de 1883 y murió el 25 de julio de 1960.  Sus padres fueron José Antonio Benjamín Baldó Pulido y María Raldiris García, y su cónyuge, María Luisa Soulés Bernissant con quien tuvo varios hijos, uno de ellos, Luis Antonio, nació en Valencia el 9 de diciembre de 1923.

José Antonio Baldó Raldiris

El General José María Méndez lo hizo Coronel en pleno campo de batalla a los 19 años de edad por su participación en los combates de la Vega de La Mulata (1902) y Páramo del Zumbador (1902), entre otras refriegas.

Luego asumió varias responsabilidades públicas: primero, fue Jefe Civil del Táchira (1902-1908), Director de la Sección Política de la Secretaría General de este estado fronterizo (1909-1914) durante la gestión del Presidente de Estado Velasco Bustamante; posteriormente, ya ascendido a General, durante catorce años y cuatro meses consecutivos fue Presidente Constitucional en cuatro Estados de la Unión: Yaracuy, Carabobo, Portuguesa y Trujillo, hasta que en 1929 resultó gravemente herido al confrontar, en Guanare, al Gral. José Rafael Gabaldón Iragorry (1882-1975) quien se había alzado en armas contra el régimen nacional.  A partir de este instante, debió retirarse de la actividad política; no obstante, tras la muerte de Gómez, fue exiliado durante los gobiernos de Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita y la Junta Revolucionaria de Gobierno (1936-1945).

En 1922, mediante decreto, el general Baldó Raldiris crea la Banda “Gómez” (actual Banda Sinfónica 24 de junio) cuyo primer Concierto fue dado en la Plaza Bolívar de Valencia.

Quienes han publicado parte de la biografía de Baldó, destacan su labor literaria como ensayista, poeta, dramaturgo, historiador y periodista; mencionan esta lista de “Estudios, monografías y ensayos”: Bodas de oro de una batalla (1943); Verdades en prosa: asonancias y consonancias, adición, bondadosos comentarios (1952); De todo un poco (1952); Cincuentenario de dos combates “La Vega de la Mulata” y “Páramo del Zumbador” (1953), Relación del combate de Guanare (1953), y presentan este texto de su autoría:

«La vida venezolana es dura e insegura, no solo para los políticos sino también para los que no lo son.  Con frecuencia pagamos caro el honor y la dicha de haber nacido venezolanos.  Nuestras vidas y nuestras fortunas están constantemente tiradas sobre el amplio tapete que forma el suelo patrio, donde, a la par que el potro indómito de la Libertad, corre también el azaroso dado de la suerte, que con la misma indiferencia, nos arrebata una fortuna, como se la arrebató a don Luis de Baldó, mi bisabuelo, cuando el dado corrió entonces con la Guerra de Independencia, sobre sus hatos y factorías en Barinas, y arrasó con sus ganados, bestias, añiles y algodones; o cuando de nuevo corrió con la Guerra Federal, sobre la rehecha fortuna del hijo, José Antonio Baldó Ramírez, mi abuelo, arrancando con sucesivos «empréstitos» y «donativos voluntarios», a la viuda, Doña Pilar Pulido y Pumar para salvar la vida en rehenes, de su único hijo, José Antonio Baldó Pulido, y poderlo enviar a lo último a guarnecerse en Colombia (éxodo de familias de Barinas a los Andes). Si nadie enjugó lágrimas, ni restituyó bienes, ni socorrió viudas, ni lloró muertos cuando la suerte nos fue adversa… ¿Con qué derechos, con qué poderes, en nombre de quién, puede nadie hoy o mañana, asaltar al bisnieto o al tataranieto arruinados ayer por el dado venezolano de la suerte, cuando ese mismo dado les presenta, siquiera momentáneamente, las faces halagadoras de la fortuna?

El país no puede prosperar sino con la prosperidad de sus hijos, NUNCA, sobre la ruina y desgracia de ellos».

José Antonio Baldó Raldiris

 

Marqués 

El General Baldó Raldiris muere en Caracas, el 25 de Julio de 1960, a los 77 años de edad, y uno de los datos curiosos de su currículum es haber sido el II Marqués de las Riberas del Boconó y Masparro (1956-1960), título nobiliario hereditario español, creado por el Rey Carlos III en 1787, “previo vizcondado de Pumar a favor de José Ignacio Pumar y Traspuesto, vecino de Barinas, Venezuela”.  Indagando sobre este Marquesado precisamos su tradición (4):

  1. Creación por Real Cedula de Carlos III (1787)
  2. I José Ignacio Pumar y Traspuesto 1787-1814
  3. Rehabilitación (13 de octubre de 1956)
  4. II José Antonio Baldó y Raldiris 1956-1960
  5. III Antonio Federico Correa y Veglison 1960-1971
  6. IV María Josefina Correa y Veglison 1974-2002
  7. V Jacobo Montalvo y Vijande 2002- actual titular.

El primer marqués, nacido en Barinas el 19 de marzo de 1738, falleció en Guanare en 1814 (5) y, como la mayoría de los títulos nobiliarios hispanoamericanos, este fue revertido a la Corona luego de la Independencia.

A pesar de lo dispuesto en las diversas constituciones venezolanas en relación a los títulos nobiliarios y aunque España reconoció nuestra independencia en 1845, la sangre azul criolla y, por ende, los vínculos con la corona española fueron rehabilitados por Francisco Franco y, en este caso, se mantuvieron hasta Baldó Raldiris.  A su muerte, quien heredó el marquesado fue Antonio Federico Correa Veglison, (Comillas, 31 de agosto de 1904-Madrid, 26 de septiembre de 1971), “un militar y político falangista español activo durante la guerra civil y la dictadura franquista” (6).

Paradójicamente, quien rindió homenaje a los «sagrados héroes de la célebre Batalla que selló la independencia de Venezuela», finalizando su vida, solicitó al régimen monárquico del cual nos independizamos la rehabilitación de su título nobiliario.  

 

ISAÍAS GARBIRAS

De quien fuera el Secretario General de Gobierno de Carabobo en 1921 es poca la información que hemos encontrado hasta ahora.

Se le distingue como Dr. en la ya mencionada acta que fue elaborada en virtud de la promulgación del Decreto Ejecutorio de la Bula de Erección del Obispado de Valencia (“… presentes el Digno Magistrado de Carabobo Gral. José A. Baldó, su Secretario Dr. Isaías Garbiras…”)

Eli Caicedo, en su ensayo “Los Poetas del Táchira y El Cojo Ilustrado (1892-1915)” lo incluye en una lista de “nuestros grandes bardos tachirenses… Luis López Méndez, Samuel Darío Maldonado, Emilio Constantino Guerrero, Eleazar Silva, Isaías S. Garbiras, Arístides Garbiras, Pedro María Morantes y un tachirense de formación, hechura del gran formador Monseñor Jesús Manuel Jáuregui, como lo es el merideño Gerónimo Maldonado, hijo” (7)

En un trabajo de la historiadora zuliana, Dilian Ferrer, precisamos esta cita:

“Palabras pronunciadas por el Dr. Isaías Garbiras en el Teatro Municipal, el 20 de noviembre de 1898, con motivo de la instalación de la Sociedad Patriótica Autonómica. Véase en Ideas de la Federación en Venezuela 1811-1890, N° 7, tomo II, 1995, pág.408.

’Caracas vive sin saber cómo vive, en razón de que consume lo que no produce. Ella chupa y exprime la vitalidad de los Estados. Ella arregla y hermosea sus plazas, edificios, oficinas, paseos y caminos públicos, y de las provincias solamente se acuerda tarde en tarde, a menos que haya menester que le sostengan el gobierno” (7).

Según Jesús Manuel Subero, en sus “Crónicas Margariteñas”: “El 30 de enero de 1901 se levanta en armas en Juangriego el General Carlos Azugaray, quien era hijo del General Bartolomé Ferrer. El General Román Moreno, Gobernador de Margarita, sale a combatirlo. Lo acompañan Juan E. Figueroa, el Dr. y General Isaías Garbiras y el Coronel Abelardo Salazar” (8).

En un archivo de 1905, publicado en un portal que creó el gobierno de los EE.UU para la divulgación de documentos históricos, se menciona a Isaías Garbiras como ingeniero civil y tasador, junto a Jesús Muñoz Tébar y Manuel Clemente Urbaneja (9).

En publicaciones de “manuscritos antiguos” y “libros raros”, hallamos este: “Folleto: ‘De la Historia’. Por Isaías S. Garbiras, publicado por la Imprenta Bolívar, Caracas, 1909.

“Folleto: ‘De la Historia’. Por Isaías S. Garbiras, publicado por la Imprenta Bolívar, Caracas, 1909.

‘Estampo estas breves líneas, no para enseñar á nadie ni pretender afear la importancia del 19 de abril de 1810, sino antes bien para estudiar cuan justiciero y decoroso sería declarar el 2 de Agosto de 1806 fecha inicial de nuestra Independencia Política” (10)

Francisco Suniaga, en su escrito “El doctor de Juangriego” (11) comenta que “Isaías Garbiras fue un militar de montonera quien, como fue ley no escrita durante el largo régimen andino de Castro y Gómez, provenía del Táchira y fue Presidente del estado Nueva Esparta a finales de los años veinte y comienzos de los treinta. Por cierto, como muestra de cuán caprichosa suele ser la forma en la que se tejen los lazos familiares en esta Venezuela de siempre, el general Garbiras fue el padre de Ismenia Villalba, sobrina y esposa de Jóvito Villalba”.

Militares de montoneras, doctores, ingenieros, escritores, burócratas, dirigentes gomecistas o marqueses, les correspondió dirigir las instituciones en aquel tiempo y en sus circunstancias; debemos conocer sus aportes, caprichos y faltas para así comprender las señas, contradicciones, ruidos y silencios de nuestra historia: solo sigamos sus hilos.

 

 

Autor: Luis Salvador Feo La Cruz 

Crónica publicada en la edición impresa especial de Ciudad Valencia correspondiente al mes de octubre de 2021 

 

(1) https://fundahistoriavenezuela.blogspot.com/2017/11/decreto-sobre-cambio-de-nombres-de-los.html?view=flipcard

(2) https://centenarioiglesiavalenciana.blogspot.com/2019/07/1923.html

(3) https://www.geni.com/people/Jos%C3%A9-Antonio-Bald%C3%B3-Raldiris/6000000006706860257

(4) https://es.linkfang.org/wiki/Marquesado_de_las_Riberas_de_Bocon%C3%B3_y_Masparro

(5) https://www.geni.com/people/Marqu%C3%A9s-Jos%C3%A9-Ignacio-del-Pumar-y-Traspuesto-I-Marqu%C3%A9s-de-las-Riberas-del-Bocon%C3%B3-y-Masparro/6000000000660041081

(6) https://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Correa_Veglison

(7) Caicedo Pinto, Eli. Ensayo: Los Poetas del Táchira y El Cojo Ilustrado (1892-1915). Heurística Dr. Pascual Mora. Revista Digital de Historia de la Educacion Enero – Diciembre 2010, N° 13. p. 211-214.

(7) Ferrer, Dilian. Política y federalismo en el Zulia a fines del siglo XIX. Revista de Artes y Humanidades UNICA, vol. 7, núm. 16, mayo-agosto, 2006, pp. 144-173. Universidad Católica Cecilio Acosta. Maracaibo, Venezuela

(8) https://margaritahistorica.wordpress.com/2016/04/19/el-levantamiento-de-juan-griego-en-1901/#more-81

(9) https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1905/d1087

(10) http://manuscritosantiguos.blogspot.com/2016/09/de-la-historia-1909.html

(11) https://historico.prodavinci.com/blogs/el-doctor-de-juangriego-por-francisco-suniaga/

 

Ciudad Valencia