RT

«Quiero ceder el lugar para evitar el caos», añadió reiterando haber actuado mal y proponiendo a su vez a un sucesor, en concreto, el actual ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Schallenberg.

Tras el anuncio del miércoles emitido por la Fiscalía austríaca sobre la apertura de una investigación en su contra, Kurz estaba bajo presión, con la exigencia de una renuncia inminente. Hasta hoy, el dirigente de 35 años se había negado a ceder el cargo como muestra de la «fabricación» de dichas alegaciones y estaba dispuesto a seguir gobernando con sus aliados de coalición.

Sin embargo, el grupo de los Verdes avivó las críticas e inició conversaciones con el resto de los partidos. El viernes, el vicecanciller y líder de los ecologistas, Werner Kogler, tildó a Kurz de «no apto para ejercer sus funciones» e instó a los conservadores (ÖVP) a proponer a alguien «irreprochable».

EFE

Este próximo martes 12 de octubre, el Parlamento debía reunirse en sesión extraordinaria para pronunciarse sobre una moción de censura presentada por la oposición austríaca, que valoraba incluso proponer otras más. Y es que al ya excanciller se le señala de haber usado en el pasado fondos gubernamentales para asegurarse una cobertura mediática favorable.

De acuerdo con la Fiscalía, entre 2016 y 2018, se habrían publicado artículos muy elogiosos y estudios de opinión «parcialmente manipulados», a cambio de la compra de espacios publicitarios por parte del Ministerio de Hacienda, gestionada en ese momento por los conservadores.

Sebastian Kurz y otros nueve sospechosos, así como tres organizaciones, están en la mira de la pesquisa por varias infracciones ligadas al caso. De manera particular, las evidencias y búsquedas tuvieron lugar en la sede del partido conservador ÖVP y en la cancillería.

 

Ciudad Valencia – LSFLC / AVN / France24.com con AFP

 

 

PUEDE INTERESARTE: 

Papa ratifica necesidad de un modelo de desarrollo solidario y responsable