«Parto de Siglos», por Douglas Morales Pulido

0
278

Parto de Siglos

 

Valencia nació gracias a la pesca, agricultura, recolección, artesanía y caza de las tribus Tacariguas, con su centro ceremonioso en la Cueva de la Guacamaya.

Luego la oleada española impone a sangre y fuego sus plazas, templos, mercados y calles reales. En ese espacio esas multitudes se mezclaron, lucharon, perdieron, hicieron el amor, comerciaron legal e ilegalmente, contrabandearon, degeneraron, purificaron; guerreó, soportó sitios; celebraron tratados de amistad y paz, fusilaron y rezaron.

Los historiadores y cronistas, cuando escriben, lo hacen como si Dios les dictara las ideas, igual como dicen que nacieron los evangelios, aunque se contradigan y afirmen datos distintos.  Sin embargo, la historia de Valencia, la de Venezuela, importa tanto como cualquier otra, pues es la historia nuestra, además es la historia de una ciudad repleta de seres humanos, no de un poblado inventado, ideal, sino la de una urbe única y viva.

Valencia, como todas las ciudades, es un punto especial, donde se cruzan los fenómenos del mundo de una manera singular.

Por eso la historia de cada ciudad es digna de toda atención, en cada una se encarnan tradiciones, sufren y se divierten seres, en cada una triunfan villanos y se linchan salvadores…

En este 467° aniversario de la fundación oficial de Valencia es menester aceptar, lo dice la historia, que los sectores esclarecidos y opulentos han fracasado estrepitosamente interpretando el sentir de esta ciudad y por ende sus necesidades de crecimiento urbano.  Toca ahora la participación de las y los trabajadores articulados con sectores de intelectuales avanzados, culturales, paisajistas, ambientales relevar la vieja dirigencia urbanística y como diligentes centinelas señalar el nuevo rumbo del crecimiento de Valencia, no la del Rey sino de la gente que canta y labora.

 

Autor: Douglas Morales Pulido

 

DEL MISMO AUTOR: «Sabores Valencianos del Ayer»

 

 

Ciudad Valencia – LSFLC