El presidente peruano, Pedro Castillo, calificó el martes de ilegal el allanamiento al Palacio de Gobierno por parte de un equipo de la Fiscalía y policías que buscaba detener a su cuñada Yenifer Paredes por su presunta participación en una red de corrupción y lavado de activos.

 

En un mensaje al pueblo peruano, Pedro Castillo indicó que el allanamiento a la sede del Gobierno fue ilegal y aseguró que un sector del Congreso, la Fiscalía y parte de la prensa están confabulando para destituirlo.

 

«Quienes hoy buscan quebrantar el orden constitucional y democrático son los mismos que denunciaron un fraude electoral inexistente para desconocer mi elección», añadió el jefe de Estado peruano.

 

LEA TAMBIÉN: HELICÓPTEROS CUBANOS REALIZAN MÁS DE 100 MISIONES DE LANZAMIENTO DE AGUA SOBRE INCENDIO

LEA TAMBIÉN: FUERZAS ISRAELÍES LANZAN NUEVOS ATAQUES EN LA FRANJA DE GAZA

 

Castillo denunció la confabulación en su contra tras conocerse la orden judicial de detención contra Yenifer Paredes, quien está siendo investigada por supuestamente ofrecer una obra de saneamiento en Cajamarca, la región oriunda del mandatario.

 

El allanamiento fue realizado a pedido de la fiscalía que solicitó el procedimiento en la «zona residencial del palacio de gobierno», dijo la Corte de Justicia en un comunicado.

 

Después de casi cuatro horas de búsqueda, los agentes se retiraron de la residencia presidencial sin hallar a Paredes.

 

Horas antes del operativo, la Policía informó que fue detenido José Medina, alcalde de Anguía, una localidad de la provincia de Chota, vinculado al presidente Pedro Castillo.

 

Como parte del procedimiento solicitado por la Fiscalía Anticorrupción también fueron detenidos los hermanos empresarios Hugo y Angie Espino presuntamente vinculados en la misma red de corrupción liderada por Yenifer Paredes.

 

La cuñada del presidente Castillo, Yenifer Paredes, ya había sido citada a declarar ante el Ministerio Público y a comparecer ante una comisión de control del Congreso peruano, a mediados de julio.

 

La fiscalía tiene abiertas cinco investigaciones contra el propio presidente Castillo por supuesta corrupción, otra situación sin precedentes contra un presidente en ejercicio de sus funciones y al que muchos analistas consideran un complot de la derecha peruana para lograr su destitución.

 

Ciudad VLC/Telesur