El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Luis Fernando Navarro, aseveró que las autoridades de su país consideran a los disidentes de la exguerrilla de las FARC que retomaron la lucha armada como un “grupo armado organizado residual”.

Por eso no descartan la posibilidad de iniciar una campaña de bombardeos con el objetivo de eliminar la amenaza que estos representan para la sociedad colombiana.

“No son una nueva guerrilla, no son un nuevo grupo. Nosotros ya lo teníamos catalogado como una banda dedicada de tiempo completo al narcotráfico y actividades ilegales, que por sus características y nivel de amenaza puede ser bombardeada”, declaró el alto cargo militar en el marco de una entrevista con el diario local El Tiempo, publicada el viernes.

El comandante subrayó que la verdadera razón que se esconde detrás de esta decisión de retomar las armas, es el deseo de articular todas estas estructuras de los disidentes de las FARC que están delinquiendo luego de que se hayan “pasado a la clandestinidad, al dejar la seguridad que se les prestaba en las zonas de reincorporación” establecidas en el acuerdo de paz, firmado en La Habana (capital de Cuba) en 2016 con el entonces Ejecutivo de Juan Manuel Santos.

 

 

Tras asegurar que los militares bajo su mando tienen claramente definidas y ubicadas geográficamente a estos grupos que pretenden unificarse para reiniciar su lucha armada, Navarro precisó que las Fuerzas Armadas colombianas “van a impedir” la realización de los planes en cuestión porque tienen capacidades necesarias para llevar a cabo “operaciones a lo largo y ancho del territorio nacional para evitar que esto ocurra”.

 Colombia atacará a disidentes de las FARC

 

 

La amenaza de los eventuales ataques aéreos se hace pública apenas un día después de que los exjefes de la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), encabezados por Iván Márquez, informaran de su retorno a la lucha armada ante la “traición del Estado colombiano al acuerdo de paz”.

 

 

Dicha advertencia se suma a la ya anunciada ofensiva militar del presidente colombiano, Iván Duque, quien en la misma jornada del jueves se apresuró a intimidar a los exguerrilleros de las FARC que expresaron su regreso a la lucha armada.

 

 

Por su parte, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, líder de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), partido político formado por exmiembros de las FARC, manifestó que la mayor parte de los excombatientes apoya el acuerdo de paz firmado con el Gobierno del país en el 2016.

“Las grandes mayorías seguimos comprometidas con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz”, escribió en su cuenta de Twitter.

 

 

DE INTERÉS: VENEZUELA PREOCUPADA POR GUERRA EN COLOMBIA

 

 

Mientras la sociedad colombiana empieza a digerir con resignación esta crónica anunciada de una vuelta a la violencia armada, Márquez ha argumentado su decisión en el continuo asesinato de líderes sociales y de exguerrilleros de las FARC, y ha apuntado el dedo acusador al Ejecutivo de Duque por modificar unilateralmente el texto del acuerdo de paz, de hacer “montajes judiciales” y promover la “inseguridad jurídica” de los excombatientes, como algunas de las causas para la vuelta a la lucha armada.

 

 

Ciudad VLC / Hispantv

Deja un comentario