La palabra de hoy: “HOMEOPATÍA”, por Aníbal Nazoa

0
175

La de hoy es una de esas palabras a las que podríamos denominar “palabras bomba”, porque rara vez pueden ser pronunciadas en una reunión sin que estalle una discusión, sobre todo si se trata de una reunión de médicos.  La palabra en cuestión es homeopatía, que se compone de las voces griegas húmeos, “mismo, parecido’’ y páthos, “dolencia, sentimiento” transformada, esta última, en la terminación patía.

La homeopatía propone aplicar un tipo de tratamiento que consiste en administrar al paciente aquella sustancia que produciría en el hombre sano los mismos síntomas de la enfermedad que se intenta curar.  De ahí su principio básico, formulado en latín: Similia similitous curantur, “los semejantes se curan con los semejantes”.  Por el contrario la alopatía, el sistema opuesto, proclama que contraria contrariis curantur, “los contrarios se curan con los contrarios”.

La homeopatía fue fundada a principios del siglo pasado por el médico alemán Samuel Hahnemann a quien se le ocurrió la idea al observar que la quinina producía en las personas sanas síntomas parecidos a los del paludismo.

Experimentando en sí mismo y en algunos voluntarios amigos suyos, Hahnemann logró clasificar los medicamentos que servían para sus propósitos.  Según él, las sustancias son más activas cuanto más diluidas estén; por eso las medicinas homeopáticas, los gránulos popularmente llamados “globulitos”, contienen el principio activo en dosis mínimas, infinitesimales, absurdamente pequeñas.  Como es fácil adivinar, con semejante sistema Hahnemann se ganó en primer término la enemistad de los boticarios, que al ver su negocio amenazado le hicieron la vida imposible y lo obligaron a irse de Leipzig, donde trabajaba.

Médicos eminentes del mundo entero militan en el campo de la homeopatía, aunque la imagen de ésta ha sido seriamente dañada por la intromisión de empíricos y charlatanes.  Hahnemann tuvo un antecesor en el médico y alquimista suizo del siglo XVI, Paracelso, quien afirmaba que dada en pequeñas dosis “lo que enferma a un hombre también lo cura”.

Gracias a la inflación y otras calamidades del mercado, hoy se dice que muchos alimentos y bebidas sólo se pueden consumir «en dosis homeopáticas”.

 

La palabra de hoy: "LIBRO", por Aníbal Nazoa

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

 

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad Valencia – LSFLC