Lula da Silva nieto Arthur Brasil

Luiz Inácio Lula da Silva abandonó este sábado 2 de marzo la cárcel de Curitiba (Brasil) en la que está detenido desde abril del año pasado. El ex mandatario fue autorizado por la Justicia para asistir al entierro de su nieto Arthur de 7 años, que falleció víctima de meningitis.

 

El funeral se llevará a cabo en el cementerio La Colina, en Sao Bernardo, en las afueras de Sao Paulo. Según se informó a los medios el cuerpo del niño será cremado.

 

Lula se encuentra detenido desde el mes de abril acusado por presuntos actos de corrupción, lo cual ha causado impotencia y malestar entre sus seguidores, quienes califican la medida judicial como un secuestro de viso político.

 

NOTICIA RELACIONADA: LULA DA SILVA: BLOQUEO DE EEUU MATA NIÑOS INOCENTES EN VENEZUELA

 

Esta sería la segunda vez que Lula sale de prisión, donde purga una pena  de 12 años y un mes de cárcel. La primera fue en noviembre, cuando fue llevado a prestar declaración ante un tribunal de primera instancia de Curitiba.

 

Cabe resaltar que a finales de enero, Lula Da Silva no pudo asistir al entierro de su hermano Genival, conocido como Vavá, porque la Justicia le otorgó un permiso a última hora, cuando ya se había efectuado el funeral.

 

En esa ocasión Lula expresó: “No dejaron que me despidiese de Vavá por pura maldad”.

 

Consecuentemente, la muerte del nieto de Lula ha desatado los demonios del odio, quienes ven en la muerte de Arthur un castigo de Dios para el ex mandatario brasileño.

 

El periodista Juan Arias ha reaccionado duramente contra esta forma de irracionalidad humana al publicar: “Quienes llegan a alegrarse de la pérdida del nieto de Lula como un castigo de Dios por haber apoyado como presidente a Gobiernos como el de Venezuela (…) están revelando hasta qué pozo de ceguera y de insensibilidad humana puede llegar el soberbio Homo sapiens”.

 

Asimismo, el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente  ultraderechista Jair Bolsonaro, consideró “absurdo” que la justicia autorice la salida de Lula.

 

En febrero de 2017 también falleció su esposa Marisa Leticia, y al hospital también acudieron sus detractores para festejar.

 

El ex mandatario «está muy triste, dijo que nunca esperó una noticia como esta», afirmó la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann.

 

 

Ismael Noé/Ciudad VLC

Deja un comentario