La poeta valenciana María Alejandra Rendón (MAR) combina sus roles de madre, ama de casa y esposa en un plano artístico amplio, dejando así sentado que la Revolución Bolivariana tiene nombre y rostro de mujer.

Recientemente recibió el Premio Stefania Mosca por su actividad literaria en la poesía venezolana, y Ciudad VLC sostuvo una amena conversación con ella.

“Siento mucha emoción por haber recibido el premio este año y lo llevo con mucho orgullo y mucha responsabilidad. Porque no solo se honra la memoria de Stefania, sino porque la obra con la que obtuve el premio habla también de todas las mujeres».

TE INTERESA: VALENCIA-SULACO SEGÚN TÉLLEZ

«Y eso es una gran conquista, además de la posibilidad de que el libro sea una voz más unánime, más colectiva. Porque me siento reflejada como colectivo, como movimiento, como una gran masa de mujeres que viven la realidad de MAR y la de la escritora expresamente”, manifestó.

Asegura, con mucha admiración, el hecho de que la pudieran llamar una Stefania Mosca, ya que ella fue una mujer que incursionó en muchos géneros de la literatura combinándolos con mucha agilidad e inteligencia. Y con lo joven que es MAR, no niega la posibilidad de seguir desarrollando trabajos dentro de la literatura, sin perder su originalidad.

María Alejandra Rendón
María Alejandra Rendón, una poeta original

 

Poesía con un lenguaje sencillo

La poeta valenciana asegura que en la medida en que se ha encontrado con un lenguaje más común, ha encontrado la posibilidad de hacerse con más libertad.

“La poesía, mientras más críptica es, va agotando las fórmulas de su lenguaje. Por eso se deben allanar las formas que también acojan en su seno el proverbio de los pueblos, la realidad con todos los elementos que en ella existen».

«La poesía es tan ilimitada, tan infinita como la realidad misma. La poesía es la vida misma, existe una cantidad de variables en la que se puede convertir”, destaca Rendón.

LEE Y COMPARTE: ALCALDÍA INVITA AL PRIMER CONCURSO MUNICIPAL DE MURALES “UNA SOLA VALENCIA”

Para ella la poesía es, en principio, un acto de observación, de curiosidad. Y cita un breve poema de Indira Carpio Olivo: “La poesía está en el aire, pero no todos sabemos respirar”, reiterando así que está en todas partes en donde el poeta trata de estar atento a su omnipresencia.

“En la poesía actual hay un crecimiento. Y tiene que ver cuando se despoja de complejos. Cuando se escribe para que te acepten, cuando no escribes para encantar y ser aceptado por la tradición canónica».

«Eso es un buen punto de partida, porque si bien no respondo al tema de la originalidad, sí, por lo menos, a la autenticidad de leer la realidad a mi manera y hacer de la poesía un arma cotidiana, que ni me pertenezca a mí solamente, sino al público lector que es a quién se le escribe para que se sienta plenamente identificado».

«La madurez del lenguaje viene con uno mismo, el lenguaje no lo hace por sí solo, sino el sujeto que escribe. Y si no se hace ese tipo de trascendencia, no lo va a hacer el lenguaje, porque no es un ente abstracto».

«Finalmente es la materialización de una materia que es subjetiva y objetiva al mismo tiempo”, explica.

María Alejandra Rendón asegura no hacerle caso a esa crítica que implica las primeras miradas intimidantes para quienes comienzan en este mundo artístico.

Y cuando se la ha apartado del camino para asumir en serio la escritura es cuando todo le fluye de una manera más tranquila, lo cual experimenta cuando la gente le dice que ha madurado, que se ha transformado, cambiado.

Asegura que más bien ha tratado de establecer un carácter dialógico con el tono de lo conversacional, convencida de que es eso lo que a sus lectores los conmueve, una poesía que entiende, sencilla. Un estilo al que piensa seguir fiel.

El feminismo a través de la poesía

Para María Alejandra Rendón existe una poesía y ya, ni masculina ni femenina, ni adulta ni infantil. Se distingue como femenino cierto tipo de contenido que naturalmente remite a la voz de la mujer que escribe.

Así que ella escribe desde su condición de mujer con una realidad muy singular, pero no significando que la distinción de “femenina” esté por debajo de la tradición canónica, o que sea un corpus de estudio aparte, como lo fue para la crítica y la investigación.

María Alejandra Rendón
Acompañada de Stefanía Mosca

Ejerce la militancia con el feminismo, tratando de ver ciertas contradicciones que hay con el tema de la mujer, con la lucha histórica de género, asumiendo partido: “La poesía es un territorio de convicciones, de ideas, ideológico; y como hecho de contenido, uno refleja allí lo que uno es”.

Actualmente es una mujer íntimamente involucrada en el tema de las luchas de las mujeres que son más vulnerables, lo que tiene que ver con su cotidianidad, tratando de interpretar la realidad de las mujeres de hoy.

“La poesía es una trinchera para darle respuesta a una cantidad de situaciones en la sociedad. Y lo hago desde una mirada más íntima, desde el yo mujer, pero también desde una visión más ecuménica, más general”.

La poesía venezolana


“La poesía está en un gran momento. Y tiene que ver con la explosión cultural de la última década, gracias a un recurso imperecedero como lo es la voluntad política, que le ha puesto al gran aparato de divulgación literaria del país un gran apoyo, y quien lo niegue es mezquino”.

Y reitera: “La llegada del presidente Chávez abrió un boquete enorme para que existiese la oportunidad de que los jóvenes pudieran acceder al gran aparato de divulgación literaria, y que estos libros tuvieran la misma importancia que el llevar alimentos al hogar».

María Alejandra Rendón

«Esto ha hecho que la poesía venezolana se exporte, se desarrolle con unos bríos sin precedentes. Y ahora, cuando somos tocados por la crisis nos hemos visto obligados a sortear nuevas maneras de divulgar y difundir lo que estamos haciendo como pueblo creador».

«Usando los elementos que se tienen a la mano, desde los libros artesanales hasta la plataforma 2.0; y como lo dijo Einstein: ‘Las crisis son para crear’”.

Recibiendo reconocimiento del Gabinete de Cultura de Carabobo

Una palabra: Amor.

Un Momento: Mis hijos.

Una persona: Mi Madre.

Un sueño: La pintura.

A quién le dedicas el premio Estefanía Mosca: A mis ancestros.

Un consejo a la nueva generación de poetas: Insistir.

 

 

Danilo González / Ciudad VLC

4 Comentarios

Deja un comentario