Duque chao

¡David Nieves!

«(…) significa jerarquía de mentor revolucionario, escribe con palabras de apóstol y camina con las charreteras morales de comandante».

 

I.

Sus palabras contra David Nieves no son un agravio sino un reconocimiento. No se ha equivocado en el atardecer de su vida,

«David Nieves»  es un militante de la causa «Comunista».  Y no renunciará a sus convicciones, aun cuando el fascismo  representado en un mercader de la medicina le niegue la atención médica. David Nieves, en el amanecer de su vida, se destacó en la izquierda venezolana que apostaba a «la hipótesis comunista del mundo», su consigna de lucha «El socialismo se conquista peleando», se sintió representada en las pruebas de la cárcel y la tortura, su hombría fue admitida hasta por sus torturadores. Él es de los pocos políticos de la  Izquierda Radical, que se le reconoce jerarquía de mentor revolucionario, escribe con palabras de apóstol y camina con las charreteras morales de comandante.

 

II.

Estaba usted en sus funciones administrativas del centro médico San Bernardino en Caracas, y al leer la orden médica, el nombre: «David Nieves Banchs», sentenció sus palabras leprosas esperando desintegrar, la convicción moral del hoy paciente y dirigente político de Izquierda. Y como ha sido evidente esta  incólume la decisión del militante, las derrotas son derivas de la historia, él no estar entre los vencido es una decisión moral.

 

III.

El señor médico fascista no se ha equivocado, porque en efecto es él «David Nieves», preso político en el cuartel San Carlos en los años 70 del siglo XX, y quien se consagró a vivir su época con la pleyaderia de revolucionarios que le acompaño. Y usted que toda su vida ha sido un boceto de hombres, después de negar la atención a David Nieves, no alcanzará usted  a tener ni sombra.

 

IV.

Así mismo usted no se equivocó por cuanto a su edad «David Nieves Banchs» sigue siendo un hombre de Izquierda a carta cabal, vigilante de la mística Revolucionaria y Comunista rebelde del Caribe: «Libertario y desobediente»,  de la misma fragua del hoy comunista desaparecido Carlos Lanz Rodríguez.

 

V.

Está usted tan en lo cierto, que en medio de su  estado crítico de salud y ante la Desaparición Forzada de «Carlos Lanz», ha demostrado la singularidad  de su personalidad política. Asumió una posición de denuncia, sin revisar «el manual de normas y procedimientos». Sus palabras se convirtieron en una chispa ardiendo en los llanos de Apure, en medio del silencio inducido, por el gobierno venezolano.

 

VI.

Usted ha recordado a los revolucionarios venezolanos, que el fascismo se derrota pero no desaparece, y cuando uno menos lo espera aparece reclamando su lugar en la historia. Su actitud a sido tan bellaca como despreciable y se ha «ganado un lugar en la historia de la que no lograrán redimirlo todas las preces de su clerigalla».

 

VII.

El lenguaje del  profesional de la medicina, es el estilo gangoso de quien se cree tener  poder para ultrajar.

Sus referencias a David Nieves como comunista, no es una deriva de un particular forajido, un accidente administrativo de un desquiciado.

Es el clima protofacista que viene cobrando fuerza a todos los niveles de la sociedad y en todos los espacios del Estado.

 

VIII.

En ese marco lo aleccionador es ver al camarada «David Nieves», compartiendo  una cuota de la crisis sanitaria y del sufrimiento social generalizado.  Su hombría, ha sido más que probada, fue el duelo a muerte contra la perversión de sus torturadores  y ahora los malestares del cuerpo, una vez más nos demuestra que ha sido fiel a la máxima Martiana, “El verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber».

Puerto Cabello, Abril 2021.

 

Luis Alberto Ramírez.