“De cómo Julio Borges no renuncia a ser estúpido” por Fernando Guevara

0
96

Hace un par de días el insípido político opositor Julio Borges “renunció” al cargo de canciller, o representante de relaciones exteriores del gobierno fantasma de Juan Guaidó. En su relato, el abogado indica que se dirigirá a la Asamblea del 2015 para presentar la renuncia y, además, declara que el interinato debe desaparecer. Todo eso de un solo carajazo. Ven como todo es una inmensa estupidez.

El flamante funcionario renuncia a un cargo inexistente de un gobierno inexistente, ante una asamblea inexistente y le pide a un presidente inexistente que su gobierno inexistente debe dejar de existir.

He ahí todo un parapeto que evidencia una estupidez para nada inexistente que busca ir reparando los realmente existentes errores que han arruinado mucho a la oposición y al país.

El patético Julio Borges ha perseguido fervientemente el poder desde siempre. Junto a sus compinches Leopoldo López y Henrique Capriles fundó, con dinero público, “Primero Justicia” y de ahí en adelante todos, en una desesperada carrera llena de errores, desaciertos, traiciones y violencia, han intentado imponer en Venezuela un gobierno que responde más a los intereses foráneos que a los de los venezolanos.

Ahora, sorpresivamente, ha decidido apartarse públicamente del gobierno de Guaidó, asegurando que es un gobierno poco transparente y que ha perdido el respaldo internacional. Pero, ¿es que es ahora cuando el insípido canciller del interinato se da cuenta de que su jefe es poco transparente? El cejijunto funcionario despacha desde Colombia, país donde se encuentra Monómeros, empresa venezolana que realmente expropiaron los del gobierno paralelo y que quebraron. Él sabe que el manejo de esa empresa era una operación de extracción de recursos del cual ha sacado provecho, solo que ahora que desfalcaron por completo a la empresa y que no reciben de ella recursos, decide renunciar.

Julito es responsable de centenares de medidas restrictivas que Venezuela ha sufrido en los últimos años, la prohibición de negociar el petróleo por parte de PDVSA, la perdida de CITGO y Monómeros, el secuestro del oro venezolano en Londres, la imposibilidad de pagar cuentas porque los bancos temen sanciones por parte de USA; lo cual impidió, por ejemplo, el pago de las vacunas o de las becas a estudiantes o atletas venezolanos.

Es cómplice del robo de los recursos de la fundación venezolana que ayudaba en tratamientos médicos a decenas de niños en USA. Coño, Borges, ¿ahora te vas a hacer el loco y a arrugar? Tú eres uno de los más grandes culpables de todo eso.

 

LEE TAMBIÉN: «UN LIGERO COMENTARIO ELECTORAL» 

 

Dices que Juan Guaidó ha perdido el apoyo internacional, pero, compadre, usted es el canciller de ese gobierno, el apoyo internacional lo debe gestionar usted. Usted es responsable de eso. No me venga ahora a echar el muerto a otro y esconder la mano.

Mi desestimado, si hay algún responsable de tanto desastre y desacierto político es usted. La renuncia a algo que no ha sido no lo va a exonerar de las responsabilidades legales, políticas e históricas que le corresponden.

Poco a poco el exdiputado Guaidó se ha quedado solo en su fantasía, ese gobierno facho se derrumba como el pobre escudo nacional que le cayó a sus espaldas, y las últimas ratas abandonan el barco.

 

Fernando Guevara /Ciudad VLC