Por Claudia Orsini: La generación bolivariana Vs. El baile de los que sobran

0
28

El baile de los que sobran es el titulo de una canción del grupo musical chileno “Los Prisioneros”. Data de 1986 y se ha convertido en el canto más popular, en medio de las gigantescas manifestaciones de la juventud y los estudiantes, en las calles de Chile, Perú y Colombia y cuyo coro dice así:

“Únanse al baile de los que sobran,
Nadie nos va a echar de más,
Nadie nos quiso ayudar de verdad”

Esta canción tiene más de 30 años, pero es utilizada en la actualidad como medio de reclamo ante los gobiernos neoliberales de la región que han tirado al olvido a su juventud, negándoles una educación gratuita y la posibilidad de un futuro digno.

Se ha convertido en un símbolo de esa juventud, porque expresa su inmensa tristeza al sentirse engañados, olvidados, excluidos y sin futuro en sus propios países.

Producto de las políticas neoliberales, en esos países, sus posibilidades de estudio son casi nulas porque la educación no es gratuita y está privatizada desde la básica hasta la universitaria, siendo impagable, por lo que es simplemente impensable para los hijos del pueblo poder estudiar.

Y mientras estas protestas son absolutamente legitimas, en Chile, Piñera ordena y promueve la violencia contra los jóvenes manifestantes con armas de fuego, llegando ya a casi 300 jóvenes que han quedado ciegos, producto de que la orden ha sido dispararles a la cara, y entonces como reclaman estudio, el castigo es arrebatarle los ojos.

En inmenso contraste, hoy en la Venezuela Bolivariana, celebramos con orgullo el día del Estudiante Universitario y los inmensos logros que la Revolución Bolivariana ha aportado para nuestra Generación de Oro.

Pero debe servir, entre otras cosas, también para recordar a los mas jóvenes esta historia, que también era así en nuestro país antes de la llegada de la Revolución, cuando eran pocos los hijos del pueblo que podían acceder a estudiar en las Universidades, y que muchas veces esto sólo se podía conseguir con huelgas de hambre, largas protestas en las calles y los auto conformados Comités de Estudiantes sin Cupo.

 

LEE TAMBIÉN: POR CAROLA CHÁVEZ: CONTRA VIENTO, ASFIXIA Y MAREA

 

Y que también en nuestra patria, en medio de las protestas por la educación gratuita y de calidad que ahora disfrutamos, era común el asesinato de algunos jóvenes manifestantes; y solo entonces y producto del descontento, se le permitía a alguno que otro la posibilidad de estudiar en alguna Facultad, generalmente en las escuelas de Educación, Trabajo Social, Sociología, etc, pero nunca en las de Medicina y mucho menos en las Facultades de Ciencias Jurídicas, para garantizar que solo las élites formaran parte de esos gremios.

Con la llegada de la Revolución Bolivariana, el Comandante Chávez acabó con esta injusticia y la tarea es mantener la memoria viva de nuestros mártires en la juventud, y garantizar los esfuerzos por preservar estas conquistas populares.

Hay que mantener vivo el recuerdo y la conciencia de que estas conquistas no fueron regaladas, ni cedidas pacíficamente al poder popular, sino que fueron ganadas literalmente a sangre y fuego por otros jóvenes y estudiantes que entregaron sus vidas para que los jóvenes de ahora pudieran disfrutar de ellos.

Ya que la revolución ha garantizado estas conquistas, hoy los retos de nuestros jóvenes y estudiantes obviamente deben ser mayores y trascender, entendiendo que esta lucha aun se mantiene por los esfuerzos de nuestra revolución y nuestro pueblo, pero que el enemigo sigue al asecho y la amenaza latente.

¿Acaso sería correcto permitirnos el chantaje de los mafiosos que hoy encabezan las llamadas Universidades Autónomas y que no desperdician cualquier oportunidad para conspirar y que aun se resisten a los cambios en beneficio de nuestro pueblo y que jamás han hecho un pronunciamiento contra las criminales sanciones que nos han impuesto?

¿Acaso sería correcto jugar a la falsa armonía, en donde dirigentes estudiantiles y autoridades se sienten juntos a sonreírse unos con otros, mientras que se debe exigir que esas universidades que aun se resisten, se deben abrir a los jóvenes de nuestros campos, de nuestros barrios y dejen de intentar ser privatizadas y exclusivas para los familiares y acólitos por ejemplo de los rectores vitalicios y comiencen a rendir cuentas al pueblo?

 

TE INVITAMOS A LEER MÁS: DESDE EL LITORAL: EEUU, DONALD TRUMP Y SU BOLSA E’HIELO-POR MARCOS MELÉNDEZ

 

Estas cosas hay que resolverlas, con la misma voluntad que ha expresado nuestro presidente Nicolás Maduro, de manera urgente, esa urgencia que nace de la necesidad y del sacrificio real del pueblo; por ello nuestros jóvenes deben ser científicos, deben estudiar Medicina, deben desarrollar la Tecnología y ponerla al servicio de los mas humildes, al servicio de nuestra industria petrolera, al servicio de la industria eléctrica, y liberar la fuerza creadora de los jóvenes y los estudiantes de nuestro país.

Finalmente, el compromiso de esta juventud estudiantil debe estar también en manifestarse solidaria y permanente con estos otros jóvenes y estudiantes de nuestra América que están en estos momentos luchando por forjarse un camino y un futuro como el que nosotros disfrutamos.

“El futuro no es ninguno” dicen los cantos en Perú, dicen los cantos en Chile, dicen los cantos en Colombia. En Venezuela el Futuro es de ustedes jóvenes de la Patria y el limite es el Cielo!! los acompañaremos y no permitiremos que se los arrebaten!!

Desde Venezuela honramos al glorioso movimiento estudiantil latinoamericano y decimos ¡NO a las Criminales Sanciones!

 

TE INVITAMOS A LEER: EL KIOSKO DE EARLE: LEER DESBLOQUEA

 

Claudia Orsini