«Del Ateneo y el Museo de Arte Valencia», por Luis Salvador Feo La Cruz

0
121

Cuando en 2018 el ministro Ernesto Villegas me propuso dirigir el Gabinete del Ministerio para la Cultura en Carabobo, y surgió también la necesidad de que asumiera la dirección del Museo de Arte Valencia (MUVA), acepté a sabiendas de las dificultades que conllevaría esta tarea, fundamentalmente por la falta de recursos para ejecutarla y la imposibilidad coyuntural de generarlos.  Asimismo, tenía conocimiento de la oposición que, a distancia, ejercía un grupo de dirigentes universitarios que argumentaban que el Estado había usurpado los derechos del Ateneo de la ciudad.

En primer lugar les digo que, en estos tres años difíciles, las puertas de este edificio y sus espacios físicos y virtuales han estado abiertos a todas las iniciativas culturales, independientemente de ideologías, credos y cualquier otra condición.  Y, sobre todo en 2021, constaté que varias y varios exponentes principalísimos de todas nuestras artes siempre habían querido acercarse al Museo a exponer sus obras; sin embargo, personas interesadas en eternizar las confrontaciones, les habían dicho que los chavistas usurpadores no permitían que los opositores accedieran a las instalaciones, expusieran sus piezas o presentaran sus coreografías y recitales en estas salas, y que tenían oculta la colección de obras.

Realmente, en innumerables oportunidades hemos invitado a todas y todos, sin distingo; hemos inaugurado, al menos, dos o tres exposiciones anuales de la colección que se resguarda en sus bóvedas y, a través de los programas Conoce tu Patrimonio, La obra del mes (2018) y Bóvedas Abiertas se ha intentado difundir gran parte de las piezas que custodia.

Las circunstancias no han sido las más favorables, pero los trabajadores que han resistido siguen garantizando que el edificio septuagenario se mantenga activo y al servicio del público que asiste a talleres y conversatorios de todo tipo, a exposiciones variadas y a presentaciones de creadores, cultores y artistas de las diversas plataformas culturales.

Por supuesto, son muchas las necesidades y los recursos materiales que se requieren para tener la totalidad de las áreas en óptimas condiciones, pero sabemos que en 2022 la mejoría de la economía nacional permitirá las inversiones que se paralizaron por las restricciones conocidas por todos durante, al menos, este último lustro, y nos consta el compromiso para acometer las obras rezagadas.

 

Algunas verdades

Conversando en 2018 con los empleados y obreros del Museo, conocí su versión de lo que ocurrió el 18 de junio de 2007 cuando 29 de 35 trabajadores del Ateneo -algunos opositores, otros chavistas y varios ni ni- tomaron las instalaciones en reclamo por la falta de pago de sus salarios, situación que determinó la renuncia pública de su presidente, un día después.

Letralia, 2 de julio de 2007

Desde 2005, obligaciones laborales me habían llevado a otros estados del país; por ello, conocí la noticia a través de los medios de comunicación.  Nueve o diez años antes (1995-1996), luego de organizar varios eventos en la sala María Luisa Escobar del Ateneo y el Teatro Municipal, debí cesar en mi empeño de organizar actividades culturales, de tal forma que no tenía idea de lo que ocurría en la institución, sólo la visitaba a la hora de una inauguración o concierto.

Luis Salvador Feo La Cruz conversa con José Napoleón Oropeza, presidente del Ateneo de Valencia. 1995

Seguramente, en relación al conflicto que estalló en 2007, las y los artistas, creadores y cultores fijaron posición conforme a la bipolarización política de aquel momento, pero algunos de los líderes en pugna han seguido abanicando la llama para evitar que se extinga.

Quienes digan que el problema fue originado por la intervención del Gobierno, intentan desconocer las propias palabras que pronunciaron los integrantes de la directiva del Ateneo en aquellos días, y que pueden leerse en cualquier hemeroteca digital o impresa: la principal causa del conflicto fue interna y administrativa.

Y hoy, en retrospectiva, pienso que, aunque el Ateneo siempre había dependido de los recursos que le asignaba el Estado, la decisión que adoptó el Ministerio en 2012 de asumir, a través de IARTES, todos los gastos, de personal y de funcionamiento, y de adscribir en 2014 la edificación, sus bienes y trabajadores a la Fundación Museos Nacionales fue lo más acertado y beneficioso para la institución, y una muestra de la voluntad oficial por preservar y salvaguardar este patrimonio de la nación.

 

Sin mezquindad

Mi papá, Manuel Feo La Cruz, quien cumplió cien años de nacido el 9 de julio pasado, fue vicepresidente del Ateneo de Valencia en dos ocasiones durante la década de los cincuenta.  Como él falleció a pocos meses de mi nacimiento, casi todas sus actividades y los lugares que frecuentó o donde trabajó siempre fueron especialmente importantes para mí: el Ateneo fue uno, junto a la Universidad de Carabobo, el sindicato de la radio, el Pedro Gual, la Normal, en fin.

Ese afecto fue determinante para que yo decidiera aceptar esta responsabilidad; ad honorem, por cierto.  Y más porque pienso en lo necesario que resulta participar en la protección de los patrimonios materiales e inmateriales de nuestra ciudad, estado y país, sin importar quién dirija las instituciones.

Por ejemplo, la situación de la Universidad de Carabobo me duele, independientemente de quienes la rijan.  Mi papá vertió un tercio de su breve vida en aquellas viejas aulas donde luego estudiamos muchos.  Y mis deseos para la UC son los mejores; si en nuestras manos estuviera alguna solución para sus males, la hubiésemos entregado hace tiempo, sin mezquindad.

Por el contrario, hay quienes se esmeran en torpedear, mezquinamente, cualquier esfuerzo que se haga en beneficio del Museo, sólo porque no son ellos quienes lo dirigen.

Sin embargo -lo he dicho antes- en el sector cultural se percibe la necesidad vital de armonizar, seguir creando y construyendo, siempre inventando para no errar.

Continuará…

 

Autor: Luis Salvador Feo La Cruz

 

LEE MÁS: «EL ATENEO», POR MANUEL FEO LA CRUZ

 

 

Ciudad Valencia