«La infame negativa», por Douglas Morales Pulido

0
130

La infame negativa

 

Es tradición navideña, tanto como la de incrementar los precios, dar obsequios a los protagonistas de la limpieza urbana.  Con respeto y cariño los valencianos de toda condición social, devolvían con dinero el sobre que, en días previos a las festividades, con reverente humildad, los encargados de limpiar la ciudad consignaban en los domicilios servidos durante el año: «Los trabajadores del aseo urbano, les desean felices Pascuas y un próspero año nuevo».

Los obreros del Aseo Urbano a domicilio concelebraban a su manera su periodo de «Adviento» puliendo las calles y veredas, y así Valencia pudiera recibir pulcra e impoluta la llegada del «Niño Dios».  Con esmerado énfasis, barrenderos y recolectores de deshechos, sin discriminación del tipo de residuos, lavaban el rostro valenciano.

Mientras, en cada hogar, el sobre con dinero efectivo  e incluso una botella de «Ponche» destinada a los choferes, estaban prestos para su entrega.

 

MÁS DE DOUGLAS MORALES PULIDO

 

¿Qué mentalidad infame, ahora, mezquina el merecido reconocimiento a tan necesarios y arriesgados trabajadores, batalladores diarios contra la podredumbre y la contaminación? ¿Qué degradado espíritu es capaz de vomitar su ideología luciferina y negarle el «tradicional aguinaldo» y además humillarlos diciéndoles a viva voz: «Anda pídeselo a Maduro»?  Mientras guardan en sus despensas las botellas de whisky escocés, los panes de jamón y los turrones recién adquiridos para esperar la llegada del «Niño Jesús».

Jamás en mi ya larga vida imaginé comportamientos tan pérfidos, propios de «escombros humanos».  Los amigos del Aseo Urbano más bien deberían recoger esa clase de personas y en vez de los «residuos sólidos», lanzarlas al relleno sanitario de la «Guásima», pero no lo harán, ellos los obreros sanitarios, constituyen el tipo de humanos que purifican sin mortificar.

Mientras se clama por una navidad, y debe y tiene que llegar, donde, al fin, comenzaremos a ser, humanos entre humanos.

 

Autor: Douglas Morales Pulido

 

 

Ciudad Valencia