“Oda para Gustavo Fernández Colón” por Laura Antillano

0
235
Conocías el orden de las cosas,
la agenda repetida mil veces 
recurso del mundo
infiltrado en la belleza.
Te  escuchamos vibrar
en los acordes
prosiguiendo la ruta.
Siempre estabas allí
y no lo sabíamos,
acostumbrados
a tú voluntad
firme
de mantener
la calma.

 

Gustavo Fernández Colón 2

Ojalá ser inmortal fuera tu don,
pero lo será igual,
en las memorias de las memorias
de todas las memorias.
Y proclamaremos
tu total honestidad
sin respuesta.

 

Ha llegado la sombra de la noche.
Desolados seremos
sin tu esencial cordura.
Y hasta dementes,
considerando
valdría
voltear el universo,
regresar el tiempo
y recuperar tu palabra,
alegando lo imposible,
la corrección de los entuertos
con tu equilibrio,
cálido y sereno.

 

Quisiéramos contar otra historia
como en los milagros,
retornar al muchacho que fuiste
como a Lázaro.
Ahora todo es noche oscura
y la vida copia la redundancia,
carece de significados
sin tu voluntad en palabras,
explicando los porqué.

 

El río corre
y las sombras no se despejan.
Los niños tienen el tamaño
de una interrogación como equipaje.
Todo es ininteligible para ellos
sin tu estar.
Como la embestida de los elefantes en manada,
y no es insolencia  
este nuestro intento
en el decir.

 

Descansa, amigo,
que te acompañe
la paz, en premio
a tu constante
serenidad repartida.

 

LEE TAMBIÉN: «GUSTAVO FERNÁNDEZ COLÓN, AMIGO, DOCENTE, REVOLUCIONARIO»

 

Ciudad VLC / Laura Antillano