Mis confesiones

Como es conocido por la opinión pública regional y nacional, el profesor y dirigente político de izquierda Carlos Lanz está próximo a cumplir 8 meses desaparecido este próximo 8 de abril.

En efecto, este secuestro ocurrido en la ciudad de Maracay se ha convertido en una espantosa grieta de la práctica y convivencia democrática en nuestro país. Hablar de conocidos y reconocimientos nos conduce a presentar a Carlos Lanz Rodríguez no solo en su épica de asumir la confrontación directa contra la estafa de Democracia del Puntofijismo liderada por los partidos AD y COPEI. En este dirigente encontramos la preocupación por la reflexión teórica y la construcción de lineamientos estratégicos para complementar la revolución bolivariana, en una etapa en que es imperiosa la obligación de pensar con cabeza propia, más allá de la pirotecnia intelectual  a que estamos habituados por los “especialistas de la revolución”.

El mundo es ancho y ajeno, decía el escritor Ciro Alegría, en esta perspectiva a Lanz Rodríguez le toca confrontar una doble ausencia que impacta a sus familiares y amigos, además de preocupar a los movimientos alternativos y populares que demandamos una mayor profundización y adecentamiento del proyecto que se inicia en el Congreso de Angustura del 15 de febrero de 1819, la instauración de un gobierno que brinde la mayor suma de felicidad y bienestar a los ciudadanos.

Transparencia en las investigaciones y en la respuesta acertada

Las ausencias físicas y el no tener noticias y rastros evidentes de su condición humana, convierte esa necesidad en una demanda política por transparencia en las investigaciones y en la respuesta acertada.

El mundo político de la izquierda, así como autoridades del gobierno, han manifestado posiciones ante esta aterradora practica de desaparición forzada (nadie se esfuma de su casa y entorno afectivo y político, al estilo Expedientes X, o se va por un agujero negro en el espacio), de tal forma que muchas declaraciones se convierten en apócrifas, cuando guardan los límites de los códigos del conformismo.

LEER MAS:#OPINIÓN: «EL FRAUDE BOLSONARO YA ATISBA SU FIN»

En días recientes el presidente Nicolás Maduro hizo intervención pública sobre el caso del Profesor Carlos Lanz, atendiendo a su condición, creemos entender, una mayor dosis de energía y voluntades por esclarecer y devolver al profesor y dirigente político.  Urgente es decirlo a los cuatro vientos, no podemos esperar otra Comisión de la Verdad, tal como se hizo con la práctica de violación de los Derechos Humanos en la Cuarta República. No podemos decir Nunca Mas, como paso en Argentina con los desaparecidos por la junta militar de ese país. El aquí y ahora nos demanda pronta respuesta. Estamos en unos de los grandes episodios donde los DD.HH tienen que salir victoriosos.

https://entrelucesysombras2021.blogspot.com/

José Ramón Rodríguez / Ciudad VLC