Colombia verdades negadas

El Ideal Bolivariano Continental, letra muerta en la Diplomacia y relaciones de convivencia Binacional.

Como cosa extraña, ya nada nos sorprende de lo que sucede en la República de Colombia, no son los acordes de acordeón, cumbias y vallenatos que invaden los barrios del sur de Valencia, tampoco aroma de café de esas inmensas serranías del país, tierras de paisas.

En menos de una semana la normalidad de la llamada Democracia del Narco Estado se estremece con la presencia de miles de trabajadores, indígenas y estudiantes volcados a las calles contra la propuesta de Reforma Tributaria, la fragilidad de la convivencia se expresa en la instauración del Estatuto de Seguridad Ciudadana utilizado por la narco política.

Una manera eufemista del empleo de la fuerza pública en todos los modos de represión, gases lacrimógenos, tanquetas de agua, detenciones, balas, con las consecuencias de al menos 31 manifestantes asesinados, 1.220 heridos, 9 casos de violencia sexual, 87 desaparecidos, 18 víctimas de heridas en los ojos y 200 agresiones por la policía.

Así las cosas, en Colombia, los estados de excepción dentro del modelo político de democracia restringida no se hacen esperar a la hora de controlar las protestas populares, en todos los periodos y mandatos presidenciales de liberales y conservadores, desde la <Casa de Nariño> no se ha dudado en dar la orden de represión y estado de sitio.

La versión oficial es la Reforma Tributaria tenía como objetivo, ampliar la base de contribuyentes, reducir exenciones, aumentar impuestos e IVA, se pretendía una recolección de más de 6.300 millones de dólares en los próximos años bajo el pretexto de reforzar las arcas del Estado, ante los impactos del coronavirus a la economía colombiana.

Cabe mencionar, que el amplio movimiento de manifestaciones en las calles y avenidas va más allá de este detonante de la Reforma a los impuestos, el gobierno de Iván Duque ha sido incompetente a la hora de equilibrar el presupuesto nacional, los niveles de avances atroces de la pobreza llegan al 20% de la población, la crisis en el sistema de salud es aterradora, el acceso a los sistema de educación superior es cada dia más costoso, sumado a la crisis política de un capitalismo de mafias donde la triple alianza de políticos-empresarios-paramilitares giran en una economía fundamentada en el narcotráfico internacional.

La gobernabilidad bajo el presidente Iván Duque no ha podido parar los asesinatos de los dirigentes sociales y políticos de la izquierda que se insertaron en la vida pública luego de los “procesos de paz”, activistas de los derechos humanos son víctimas de los escuadrones de la muerte del paramilitarismo; en los últimos 25 años los casos de falso positivos y desaparecidos no tienen nada que envidiarle a la política de desaparición forzadas de las viejas dictadura del Cono sur, son decenas de miles las denuncias, sin que hasta el momento la OEA y la ONU, así como la Corte Interamericana de los DD.HH, condenen las practicas extrajudiciales de las fuerzas de represión.

Para cerrar con broche de oro, Álvaro Uribe Veliz, tutor político de Iván Duque, suelta la declaración de “Derecho al uso de la fuerza pública” sin el menor criterio de uso proporcionado de fuerza. En la teoría del enemigo del Uribismo todo ciudadano que proteste es considerado como un <insurgente armado> promotor de terrorismo.

Esa es la doctrina militar aprendida del ejército de los EE.UU. Esta asistencia y asesoramiento data del llamado “pacto de sangre” cuando militares colombianos fueron a la guerra de Corea en los años 50 del siglo XX, por exigencia de los EE.UU en su política hemisférica de lucha contra la antigua Unión Soviética y la República Popular China.

Las verdades están a la vista, todo ciudadano bien informado y con mentalidad crítica, se da cuenta: 7 Bases Militares, asesoramiento tecnológico en comunicaciones satelitales y uso de drones de última generación, blindaje político jurídico en política internacional.

Consecuentemente, Colombia es el tercer país del mundo que recibe ayuda para conflicto de baja intensidad interna y guerra de carácter híbrida contra la Nación venezolana. Mantiene un escenario conflictivo en las fronteras del Arauca y el Catatumbo.

Al parecer, la oligarquía colombiana con esta subordinación a los planes geopolíticos en la región, se convierte en el mayor sirviente de los intereses norteños. Hagamos memoria, los puntos estratégicos del Plan Colombia y Balboa se mantienen, el Alto Mando del gobierno norteamericano sabe que mantener la amenaza y presión contra Venezuela amerita mantener al ejército colombiano como los contratistas de turno.

En esta guerra asimétrica, hace tiempo Álvaro Uribe Vélez se prestó a esta ruin tarea durante ochos años como presidente, Iván Duque continúa en el mismo camino. Mientras tanto las Empresas mediáticas y redes digitales nos llenan de bulos y falsas noticias sobre el origen del conflicto. Los ideales de luchas y unión de Bolivarianismo continental, solo quedan para las declaraciones gélidas de la diplomacia.

Este Domingo 2 de mayo el gobierno de Iván Duque, ha postergado la aplicación de la Reforma Tributaria, buscando un mayor “consenso”. La primera escaramuza del movimiento popular y los sectores medios y profesionales nos enseñan que la organización y movilización contra los malos gobiernos es la respuesta de ejercicio directo de referéndum democrático para defender los derechos económicos y sociales.

https://entrelucesysombras2021.blogspot.com/  Naguanagua 03/05/2021.

 

José Ramón Rodríguez