¡La invasión contra Venezuela no es cuento! Por: José Avila

0
70

Por José Ávila: ¡La invasión contra Venezuela no es cuento!

A propósito de la alerta y las posibles operaciones encubiertas que pretenden realizar contra Venezuela, la DEA y la CIA, dos agencias de larga trayectoria en este tipo de operaciones para desestabilizar países, secuestrar jefes de Estados y dirigentes en naciones que no se rinden, es oportuno aclarar que se trata de una operación encubierta.

Cito: «Esta es la definición usada por todas las agencias de inteligencia y grupos militares, incluyendo al Comando Especial de Operaciones. Es aceptada (y, de facto, terminología británica) siendo reconocida por todas las naciones de la OTAN».

 

Básicamente, una operación encubierta es aquella que será conocida por el mundo o por el enemigo, pero la responsabilidad no será rastreada ni menos probada.

En otras palabras, agencias como la CIA, tienen permitido cometer actos terroristas contra «enemigos» de Estados Unidos o para defender a sus «aliados», de tal forma, que resulte imposible detectar quién estuvo detrás. El objetivo final es cometer crímenes sin que el gobierno pueda ser juzgado responsable. El detalle exacto de cómo funciona el sistema, se puede encontrar en Wikipedia en inglés, o bien en el NSC 5412/2 desclasificado en 1977.

«Encubierta» es confundida a menudo entre los militares o civiles con «sigilosa». El sigilo y el secreto, son una de las características más deseadas de las planificaciones militares y para aproximarse a sus blancos. Provee el elemento sorpresa y reduce la resistencia. Pero el sigilo no es encubrimiento, y el encubrimiento no es sigilo. Uno de los tipos de operaciones encubiertas, son las llamadas «Operaciones Negras».

 

Este método es muy común hoy día en todas las agencias de «inteligencia» que operan en los llamados países del primer mundo.

Recientemente, el gobierno fantasma de Guaidó, «firmó» un acuerdo con la DEA, para dar legalidad ante EEUU y los 50 gobiernos que lo apoyan.
A este tipo de operaciones contra toda la dirección del Gobierno Revolucionario, los principales dirigentes del PSUV, le sigue una fase de desestabilización en todo el país, previo al evento electoral parlamentario del 6D.

 

Esta amenaza es real. Tiene operadores, le dieron una forma «legal» y ya el carnicero Pompeo, inició una gira por los países como Brasil y Colombia que estarían siendo usados como bases para atacar a Venezuela.

En días pasados, montaron un falso positivo con mercenarios colombianos y lanzaron la falsa noticia de un «enfrentamiento con la FARC y el ELN». Van dándole calor al tema a nivel de opinión pública mundial.

 

Son ya innumerables las provocaciones militares desde Colombia y el Caribe contra la soberanía de Venezuela. No cabe duda, que la advertencia de nuestro comandante en jefe, Nicolás Maduro, está solidamente soportada y es nuestro deber acatarla y desplegar todo nuestro sistema de alerta temprana, que ayude a la defensa nacional y nos permita reaccionar en todos los terrenos, al momento que se les ocurra pisar el sagrado suelo venezolano.

Venezuela, acude una vez más, al justo derecho de defenderse y de preservar la independencia, la soberanía y la paz.

Cada venezolano, que ame esta tierra y sepa el valor de la libertad y la independencia, debe sumarse a defender su derecho a ser libre y no esclavo de ninguna potencia extranjera.

 

Van a escalar la falsas acusaciones de terrorismo y narcotráfico contra Venezuela y la excusa es atacar la moral de nuestros dirigentes. ¡Que nadie se deje engañar! Van a tratar de generar focos de disturbios callejeros para distraer la atención. Hay que mantenerse sobrio y sereno. Evaluar todo. Encadenar los eventos y saber que la amenaza ya pasó a acciones concretas contra la soberanía.

Nosotros estamos resueltos a ser libres y sabemos, que cuando de defender la patria se trata, se vale todo, menos no defenderla.

 

Bolivarianamente,

José Rafael Ávila

 

LEE TAMBIÉN: POR ATILIO BORÓN: LAS ALUCINACIONES DE VARGAS LLOSA

José Ávila / Ciudad VLC