Los productores en Cochabamba, Bolivia, rechazan la erradicación forzada de los cultivos excedentarios de la hoja de coca que ha generado fuerte presencia militar en la región enviada por el gobierno de facto.

La Central Única de Centrales Unidas del trópico cochabambino considera esta acción contra la hoja milenaria como una provocación al atentar contra una actividad establecida en convenios internacionales con la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE), estas últimas encargadas de la financiación y la fiscalización.

 

La planta no es una droga

Asimismo, reconoce los valores patrimoniales del cultivo de la coca y afirma que la planta en su estado natural no es una droga.

El ministro de Defensa, Fernando López, nombrado por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, declaró que la erradicación forzada es un tema «constitucional» refiriendose a la Ley General de la Coca.

La Ley General de la Coca norma la promoción, circulación, comercialización, consumo, investigación e industrialización de la planta en su estado natural, reseña Prensa Latina.

rechazan erradicación/CiudadVLC

 

Las declaraciones del titular de Defensa generaron el rechazo de la Central Única de Centrales Unidas del trópico cochabambino que durante un encuentro ampliado realizado en Shinaota le dieron al funcionario 48 horas para retirar a los uniformados militares que ingresaron a ese territorio por el aeropuerto internacional de Chimoré.

 

LEER MÁS: BOLIVIA: LUIS ARCE Y DAVID CHOQUEHUANCA CANDIDATOS DEL MAS

El modelo de lucha antidroga de Bolivia, impulsado por el líder indígena boliviano, Evo Morales, establece que no puede haber libre cultivo de coca, pero tampoco coca cero. Por ello también rechazan la erradicación.

La estrategia del líder aymara, reconocida en el ámbito internacional, de ahí que en marzo pasado expusiera sus logros durante el periodo 62 de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de la ONU en Viena, Austria, y el fracaso de la llamada guerra contra las drogas impulsada por Estados Unidos.

 

 

Ismael Noé / Ciudad VLC / AVN

Deja un comentario