“Abrazados en la poesía” por Vielsi Arias

0
66
Vielsi Arias-Ciudad Escrita-cine venezolano-cortometrajes-Valencia

El jueves 20 de octubre despedimos el Festival Mundial de Poesía de Venezuela con un recital de mujeres, en honor a Ana María Oviedo Palomares, con las poetas Giselle Lucía Navarro (Cuba), Amanda Durán (Chile), Esmeralda Torres (Venezuela), Vielsi Arias (Venezuela), Bolívar Pérez (Venezuela), Norys Saavedra (Venezuela), María José Escobar (Venezuela), Giordana García (Venezuela), Karelin Buenaño (Venezuela), Shipiwe Nzima (Lesoto) y… Juan Antonio Calzadilla.

El Teatro Bolívar de Caracas fue el escenario que albergó cada noche a poetas nacionales, internacionales, público en general e invitados especiales.

Esta emotiva fiesta literaria generó una conmoción en la ciudad y el país, pues, luego de vencer el Covid-19 y la etapa más fuerte de la crisis económica, muchas personas vuelven a encontrarse en el abrazo de la palabra. Y sí, eso hizo la poesía, sacudirnos a todos y acercarnos al otro. Como la poesía se encuentra donde está la vida, lo humano, a lo largo del evento el espíritu de la poesía estaba allí, vibrante, sacudiendo el alma de los presentes.

Valga hacer mención de las ocurrencias de un personaje del centro de la ciudad, que nos acompañó varias noches a los recitales e hizo reír al público cada vez que nuestros poetas terminaban de leer, este animado visitante se colocaba de pie para gritar: ¡Espírituuu, espírituuu!

 

LEE TAMBIÉN: “HA FINALIZADO UN APOTEÓSICO FESTIVAL MUNDIAL DE POESÍA” POR LAURA ANTILLANO

 

Asimismo, el conmovedor testimonio de la organizadora del festival en la Plaza Catia, quien se acercó para confesarme que mi poema “Entallar” le hacía recordar a su abuela:

“Yo perdí mi casa el 13 de agosto, una vaguada se llevó todo. Mi hijo me decía, ‘Mamá, el río se está llevando todo’, y yo: ‘Sí, pero estamos vivos’. Lo único que se me ocurrió fue salvar los dos filtros de agua del 1800, que pertenecían a mi abuela y fue lo único que me quedó y un vaso de peltre”.

La irrupción en el escenario, en el recital de cierre, de la niña Natalia Duque García, hija de la poeta Giordana García, quien fue al encuentro de los brazos de su madre, que terminaba de recitar y abrió mi lectura en la gala de cierre.

Los niños de mi taller, que echaron a llorar, al otro lado de la pantalla, cuando les dediqué mis poemas.

El llanto de poetas amigos recordando a nuestro hermano César Panza, quien hace más de un mes partió a otro plano por voluntad propia. Nos hace recordar que la poesía es la vida y en ella no hay barreras culturales que nos separen. La  forma de vivir la celebración, el sufrimiento, el destierro, la guerra, el amor, etc. son iguales en todos los desposeídos de la tierra y, por tal razón, siempre somos vecinos en la palabra, como diría el poeta Freddy Ñañez.

Acuño el verso de Emili Dickinson “El ‘para siempre’ está hecho de muchos ‘ahoras’”, para agradecer infinitamente a todos los poetas, de Grecia, Líbano, Lesoto, Mali, Colombia, Bolivia, Perú, Chile, El Salvador, Guatemala, Cuba, Portugal e invitados nacionales con los que compartí.

En momentos de crisis global, la poesía nos mantiene juntos, nos abraza.

 

***

 

Vielsi Arias Peraza, Valencia, Venezuela (1982), docente egresada de la Universidad de Carabobo (UC) Mención Artes Plásticas. Ha publicado Transeúnte (2005), colección Cada día un Libro, editorial El Perro y la Rana; Los Difuntos (2010), editorial Fundarte, galardonado con Mención Honorífica Premio Nacional Estefanía Mosca; Los Difuntos (2011), reedición del sistema de imprentas regionales de Carabobo; La Luna es mi pueblo (2012), editorial El Perro y la Rana; Luto de los árboles (2021). Ha publicado también en distintas revistas nacionales literarias y académicas como: Cubile, A plena Voz, Revista Estudios Culturales UC, entre otras. Actualmente coordina la Plataforma del Libro y la Lectura del Ministerio de la Cultura en el estado Carabobo.

 

Ciudad Valencia / Fotos Cortesía