Laura Antillano-La Palmera Luminosa-José Martí

Vale considerar que fue apoteósico. Que significó mucho reunir a muchos, a tantos poetas.

Que se convirtió en pretexto para volvernos a ver todos juntos, como totalidad, como comunidad, como humanidad bajo un mismo cielo, y probablemente con algunas diferencias de unos con otros, pero… con el saber de qué estamos bajo un mismo cielo y que es más lo que nos une que lo que nos separa.

Vale también reconocer que fue una jornada de solidaridad humana.

 

Laura-poesía-Muva

 

De repente todo el mundo escuchando, hablando, comunicando, en poesía.

Vale saber que esto de juntarnos sí, por los poemas, aumentó o hizo nacer vínculos, que en muchos casos ni suponíamos.

Y que el Festival en sí mismo fue un poema.

Y que hubo errores, algunas faltas, algunas calamidades en las citas, el transporte, algunas falta de información… pero que las presencias, los poemas, las palabras de acercamiento, el afecto, el humor en positivo, el paisaje del encuentro, la hermandad, la risa, las ganas de compartir y muchas cosas más: valieron la pena.

 

Laura-poesía-Muva

 

Que las fechas del Festival coincidieron con asuntos tan graves como el desastre de las inundaciones, lo de Las Tejerías, lo de El Castaño, también, pero que de igual modo, la tragedia se vive con menos dolor cuando la solidaridad expresada en la comunicación y la búsqueda de soluciones en colectivo, también ha tenido que ver con la Poesía.

El hecho es que saber que todo el país quiso ponerse a tono con la palabra poética, y acertadamente vimos viviendo un espacio en el pronunciamiento enunciativo del poema, que nos hizo vivir como una sola familia, aun con diferencias políticas y de otros rubros.

 

Laura-poesía-Muva

 

LEE TAMBIÉN: ABREN POSTULACIONES PARA EL PREMIO NACIONAL DE CULTURA

 

Algo se despertó entre todos, y valió la pena.

Porque al final, la poesía, puede ser, de mejor manera, creada por todos, en colectivo plural.

Y resultó una hermosa experiencia.

 

***

 

Laura Mercedes Antillano Armas (Caracas, Venezuela, 8 de agosto de 1950) es una escritora venezolana, que ha incursionado en los géneros de ensayo, poesía, cuento, novela y crítica literaria. También ha trabajado como titiritera, guionista de radio y televisión y promotora cultural.

Es licenciada en Letras Hispanoamericanas y Magister en Literatura Venezolana por la Universidad del Zulia (LUZ). Durante 25 años ejerció como profesora de Literatura en el pre-grado de la Facultad de Educación de la Universidad de Carabobo (UC). También coordinó el Postgrado en Literatura Venezolana de la UC (1995-1998), además de ejercer también como Directora de Cultura de la misma universidad (1999).

Es ganadora del Premio Nacional Cultura, mención Literatura, 2012-2014,​ Premio Bienal José Rafael Pocaterra mención Poesía con la obra “Migajas” (2004), Ascesis al Premio Miguel Otero Silva de la editorial Planeta de Venezuela con su novela “Solitaria solidaria” (1990), Premio de Cuento del diario El Nacional con su cuento “La luna no es de pan de horno” (1977), Premio Julio Garmendia de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con el cuento “Caballero de Bizancio” (1975).

Entre su vasta obra publicada se incluyen, entre otros: La bella época (cuentos, 1969), La muerte del Monstruo Come Piedra (novela, 1971 y 1997), Un carro largo se llama tren (cuentos, 1975), Haticos Casa Nº 20 (cuentos, 1975), Los niños y la literatura (estudio, 1978), Maracaibo: Las paredes del sueño (textos, con fotografías de Julio Vengoechea, 1981), Perfume de gardenia (novela, 1982, 1984 y 1996), Dime si adentro de ti no oyes tu corazón partir (cuentos, 1983 y 1992), Cuentos de película (cuentos, 1985 y 1997), Literatura infantil e ideología (estudio, 1987), La luna no es pan de horno (cuentos, 1988), Solitaria Solidaria (novela, 1990 y 2001), ¿Cenan los tigres la noche de Navidad? (cuento infantil, 1990 y 2005), ¡Ay! Que aburrido es leer: El hábito lector y el cuento de la infancia (estudio, 1991), Jacobo ahora no se aburre (cuento infantil, ilustrado por Tony Boza, 1991), Tuna de mar (cuentos, 1991), Diana en la tierra wayúu (novela infantil, 1992), Una vaca querida (literatura infantil, 1996), Apuntes sobre literatura para niños y jóvenes (estudio, 1997), Las aguas tenían reflejos de plata (novela, 2002), Elogio a la comunidad (texto divulgativo, 2004), Poesía completa 1968-2005 (poesía, 2005), Emilio en busca del enmascarado de plata (novela para niños, 2005), La luna no es pan de horno y otros cuentos (antología de cuentos, 2005), La aventura de leer (estrategias de lectura, 2005), Libro de amigo (poesía, 2007), Crónicas de una mirada conmovida (crónicas periodísticas, 2011), Ellas (Semblanzas, artículos, entrevistas, 2013), Las alas de la lectura (estrategias de lectura, 2019), Me haré de aire (cuentos, 2021).

 

Ciudad Valencia