“¡Adelis Fréitez, cantando a la vida por siempre!” por José David Capielo

0
219

Al cumplirse este 9 de mayo de 2022 setenta y nueve años del nacimiento del músico, compositor e intérprete larense Adelis Pastor Fréitez Agüero, fundador del reconocido conjunto “Carota, Ñema y Tajá”, procede una semblanza sobre su vida y obra como excelso cultor popular para la posteridad.

Adelis Fréitez nació en 1943 en el pueblo de Cuara, en la vía a Cubiro, estado Lara, y falleció  en Barquisimeto el 1° de febrero de 2020. Pocos meses antes de que muriera, había presentado en la FILVEN 2019 su libro autobiográfico: “Vivir para cantarla”, obra publicada por la Editorial “El perro y la rana”, tanto digital como impresa, en 2019.

Conocí esta emotiva historia de vida vía digital, fácilmente accesible en internet. De su pueblo originario (Cuara) señala básicamente que fue fundado por colonialistas españoles y alemanes (los Welser), y que allí nació María Violante Herrera, la madre de José Antonio Páez.

Adelis Fréitez vivió luego su infancia y adolescencia en la población de “Las Cuibas”, en Lomas de Cubiro. Realizó múltiples oficios que incluyeron su desempeño como instructor del INCE y auxiliar docente en la Universidad Politécnica de Barquisimeto. Fue cautivado desde muy joven por la música, la interpretación y la composición musical.

A Adelis Fréitez, con una prolífera producción musical de más de 150 canciones, se le asocia indisolublemente al conjunto larense “Carota, Ñema y Tajá”, como integrante fundador y director desde 1981 hasta su deceso, es decir, casi cuarenta años de productiva vida musical.

Destaca en sus canciones la diversidad de temas con sentido social, crítico y humano. Igualmente la variedad de ritmos, ya que además de sus golpes y temas larenses, compuso gaitas, tonadas, aguinaldos, canciones infantiles, entre otras manifestaciones.

Narra también en su autobiografía la conformación, bastante circunstancial, de “Carota, Ñema y Tajá” en un evento realizado en un sector barquisimetano en 1981. Ante la ausencia de un nombre para el conjunto musical que presentaban, alguien del público sugirió bautizarlos con esta combinación de alimentos predilectos larenses, nombrados en su propio argot, es decir, de esa manera como llaman popularmente a la caraota, los huevos y el plátano frito en tajadas.

Al grabar su primera producción discográfica (“Carota, Ñema y Tajá: ¡Puro pueblo náguará!), hubo dudas de algunos que consideraban “feo” o impropio el nombre del grupo. Esto se despejó cuando hicieron cierta investigación histórica y se percataron de cómo próceres independentistas como Jacinto Lara, entre otros, habían utilizado como contraseñas en la guerra contra España esos nombres populares de aquellos alimentos tradicionales.

Así que decidieron quedarse con este nombre en forma definitiva. Y Ahí está aún el “Carota, Ñema y Tajá” vigente por más de cuarenta años, con parte de sus integrantes de siempre y la casi totalidad de la obra de Adelis Fréitez como repertorio musical fundamental.

Adelis Fréitez en 1971, a sus 28 años, se casó con la caraqueña, nacionalizada guara, Antonieta Fuentes (“Toña”), su compañera de toda la vida. Con ella procreó sus tres hijos y para cuando escribió su autobiografía tenía ya cinco nietos. Destaca a sus hijos Ferrer, Leonor e Imelda como bendiciones en su vida, y aunque han desarrollado sus propios proyectos, la música también los ocupa en distintas facetas.

Adelis Fréitez reconoce en su obra a Luis Cruz, guitarrista y gran compositor larense, fallecido en 2012, como alguien que los ayudó mucho en los inicios del “Carota…”. Considera, además, que Cruz no ha recibido los reconocimientos que merece. Luis Cruz, entre innumerables composiciones, es autor del famoso “Cumpleaños feliz venezolano”, que tanto interpretamos en nuestras celebraciones.

 

LEE TAMBIÉN: «DEL MEDANAL VENIMOS: RESISTENCIA ANTE UN DURO CONFLICTO (8)»

 

Destaca asimismo Adelis, entre los miembros fundadores del “Carota…”, a su primo Ramón Agüero, a Cristóbal Mendoza, a Luis Hernández, a Douglas Torres, quien donó los primeros cuatros, a Rosty Roa y a Neptalí Rodríguez, ya fallecido. Ruperto “Tico” Páez (hermano de Jesús “Gordo” Páez) igualmente fue de los primeros integrantes incorporados.

Adelis Fréitez padeció mucho tiempo de problemas cardíacos. Debió ser operado, por lo menos, en dos oportunidades para tratar estas afecciones. En alguna de estas experiencias confesaba haber sentido que regresaba de la muerte, dado lo complicado de su cuadro de salud. Un sábado 1° de febrero de 2020, actuando con el “Carota…” en un evento familiar en Barquisimeto sufrió un infarto que finalmente le arrebató la vida a este extraordinario músico, compositor y ser humano.

Una de tantas anécdotas de Adelis Fréitez, en los años ochenta, cuando se recuperaba de una delicada operación del corazón en el Hospital Clínico Universitario de Caracas, fue que escribió en una sábana, a falta de papel, su canción “Vivencias”, donde expresa: Porque la tengo segura/ no le temo a la muerte/ más le temo a la vida/ porque depende de la suerte/ y la suerte no es del hombre/ pobre, precisamente.

 

José David Capielo / Ciudad Valencia