América latina enfrenta al dengue y al coronavirus SARS-CoV-2, el primero lo trasmiten los mosquitos Aedes Aegypti y Aedes albopictus, y el segundo se trasmite de forma invisible.

Debido a esto, Suramérica tiene que luchar contra dos virus, en dos frentes a la vez.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), a finales de marzo, dio a conocer impactantes cifras: solo en los dos primeros meses de este año hubo más de 560 mil nuevas infecciones y 118 muertes.

En este sentido, la OPS aseguró que los números de casos y muertes van en aumento en América latina.

Por su parte, el dengue está particularmente extendido en Paraguay, pero también en Santa Cruz (Bolivia) y en el noreste de Argentina.

De igual forma, el organismo informó que, en 2019, el dengue batió un triste récord en América latina: tres millones de infectados, nunca antes visto.

Sin embargo, aseguraron que América Latina está mejor preparada para el virus del dengue, solamente se produjeron mil 530 muertes.

A diferencia del coronavirus, el dengue es bien conocido en dicha región.

 

América latina enfrenta dos virus pero el dengue lleva la delantera

La investigadora Laura López es la responsable de todos los avances relacionados con el dengue en la región desde el 2009, cuando dicho virus estalló por primera vez en Argentina.

 

América latina enfrenta al dengue

Por todo esto, muchos aseguran que pocas personas en Argentina conocen el mosquito Aedes tan bien como López.

Esta investigadora es actualmente la directora del programa «Zoonosis» de la Secretaría de Salud de la Provincia de Córdoba.

«No nos hemos olvidado del dengue por culpa del coronavirus. La ventaja del dengue es que lo conocemos bien. Por otro lado, el coronavirus es nuevo y desconocido y, simplemente, no estábamos preparados para las demandas en los hospitales», señaló López.

«En estos momentos tenemos más de 12 mil casos (de dengue) registrados en Argentina, como nunca antes visto en nuestra historia. Sin dudas, el número de contagios incrementará, porque no pudimos seguir haciendo un registro», explicó López.

La investigadora explicó, además, que en algunas regiones el dengue se expandió, pero no hay registros.

El problema va más allá de las fronteras y, en esta época del año, sufre un aumento.

Por su parte, al mosquito le encanta el clima cálido de los meses de verano de Sudamérica.

Debido al cambio climático las temperaturas aumentaron, lo cual es el escenario perfecto para la reproducción del Aedes.

 

Combate contra ambos comienza con un cambio de comportamiento

Las hembras ponen sus huevos en el agua entibiada por el sol y las larvas pueden crecer allí.

 

América latina enfrenta al dengue
El Patas Blancas puede trasmitir el dengue, el zika, la chikungunya y la fiebre amarilla.

 

Las víctimas preferidas son los humanos que no utilizan repelente de insectos.

«Estamos hablando de un zancudo que casi forma parte del inventario de la casa. Por ejemplo, en el jardín y en cualquier otro lugar donde la gente deja pequeños recipientes de agua», dijo Laura López.

Según la científica, así como contra el coronavirus, donde las personas deben mantener distancia y usar mascarillas, la contención del virus del dengue solo funciona cambiando el comportamiento de la población.

 

LEE TAMBIÉN: OMS PIDE PREPARARSE PARA DOS NUEVAS OLAS DE CONTAGIO DE COVID-19

 

«En mi experiencia, solamente funciona con las campañas en curso y si concienciamos a la gente sobre el tema. De eso depende en gran parte el control que podemos tener sobre el dengue», agregó.

Hasta ahora las vacunas contra el dengue no son lo suficientemente eficaces y solo reducen las complicaciones de la enfermedad, sin prevenir el brote.

«Pero ahora hay vacunas en investigación que son prometedoras y que podrían ayudar a controlar el dengue mucho mejor», agregó.

 

Ciudad VLC / Tomado de Telesur

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here