CLÁSICOS VENEZOLANOS (7): MIRANDA

2
619

Clásicos Venezolanos (7): Miranda se refiere a su «Diario de Moscú y San Petersburgo», publicado por Biblioteca Ayacucho en la colección La Expresión Americana. JCDN. 

Portada del libro publicado por Biblioteca Ayacucho

Miranda según Miranda. La Biblioteca Ayacucho, en su colección “La Expresión Americana”, nos ofrece en versiones física y digital su “Diario de Moscú y San Petersburgo” (1993), cuya selección y presentación estuvieron a cargo de Oscar Rodríguez Ortiz. Comprende el intervalo temporal que va del 11 de mayo al 6 de septiembre de 1787.

El Diario, por obra y gracia del compilador, pareciera una extraña novela policial o de espionaje: El Tour ruso de Miranda va en pos de la Emperatriz Catalina II, cuyo recorrido se ve favorecido por aliados como el Príncipe Potemkin e importunado tanto por la Inquisición española y sus agentes como por las envidias y hablillas de la Corte.

El gran mural literario de Miranda, primer tomo publicado por la Presidencia de la República

Nuestro protagonista y autor, sublima y diversifica el móvil de su empresa caballeresca: la solicitud de ayuda financiera para la causa independentista de América, la admiración agradecida y el solaz lúbrico con la matriarca real. Por otra parte, Francisco Herrera Luque en “La Historia Fabulada. Segunda Serie” (1982), escribió una radionovela que registra el trío amoroso entre Miranda, una horrible Catalina y la púber Colombeia que lo seduce y enguayaba. La épica mirandina hecha escritura autobiográfica, descuelga años después textos diversos y paradójicos.

Este diario puntual de Miranda, ratifica la condición de crónica de Indias a la inversa: Sacudirse el yugo colonial implica conocer, catalogar y cautivar a Europa. Se vale tanto de una indagación antropológica en la formalidad y el boato de los usos cortesanos, como del magma informal y despojado del lenguaje.

El marginado político, religioso y social, no en balde su extraordinaria cultura europea, nos ofrece la perspectiva insólita, heterodoxa y crossover de un latinoamericano en el exilio. En esto antecedió a voces como las de Julio Cortázar, Alejo Carpentier y Carlos Fuentes.

La objetividad del sociólogo va de la mano cómplice con el vuelo cachondo: La crítica estética, los comentarios mordaces a las instituciones y la arquitectura, además del asombro conmovido ante el paisaje de la Gran Rusia, atracan por vía de un ritmo telegrafiado y trepidante en los coitos furtivos provistos por sirvientes bribones.

LEE EL DIARIO DE MOSCÚ Y SAN PETERSBURGO DE MIRANDA

La jornada unas veces cierra lacónica y lánguida [“A casa fatigado”] y en ocasiones corona con una apetitosa presa [“A casa y me trajeron una mala moza con quien dormí y chapé cuatro veces en la noche, cosa muy extraordinaria para mí”].

Miranda en La Carraca de Arturo Michelena, un cuadro icónico del arte histórico nacional

Indudablemente, los Diarios de Miranda desprenden un encanto objetual sin igual: Poseen el rigor de los catálogos artísticos y los inventarios palaciegos, la riqueza artesanal numismática y la bibliofilia que acaricia con la mirada y el entendimiento los clásicos greco-latinos que donaría antes de morir a la Universidad de Caracas.

Asimismo la sabrosura de la picaresca vertida en los encuentros libidinosos y las bellaquerías de mayordomos envilecidos. Se entiende la consideración atenta a la figura de Pedro I, entre la admiración por la abundante trascendencia de su obra política y el desconcierto por sus desafueros megalómanos.

Francisco de Miranda nos deja presenciar a través de un resquicio otra cara mucho más refrescante y enternecedora: Bien se apiade de una enculillada moza virgen a la que no violentó su voluntad, o el feliz desconcierto que le provocaron los campesinos de Viborg ajenos al valor de cambio y consubstanciados con el paisaje feraz como si se tratase de una utopía ardiente realizada en la Tierra.

LEE NUESTRA ENTREGA ANTERIOR SOBRE LA NARRATIVA HIPERREALISTA DE POCATERRA

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here