Análisis: Los gritos de consignas anti racistas mantienen su eco en la Casa Blanca

1
304

Los gritos de consignas anti racistas mantienen su eco en la Casa Blanca, luego que una parte importante del pueblo estadounidense, de sectores medios y populares, de profesionales y de estudiantes, decidiera salir a las calles a reclamar justicia.

También a rechazar el racismo y a pedirle al sistema que acabe con las acciones y las demostraciones discriminatorias que perviven en la sociedad norteña.

Las protestas y movilizaciones presentes en muchas ciudades y comunidades de los Estados Unidos, como consecuencia del asesinato de George Floyd, por parte de la policía de Minneapolis (Minnesota), marcan el surgimiento de una conciencia colectiva, en la sociedad estadounidense, frente al racismo enraizado por siglos en este país.

Las consignas anti racistas se hacen populares

consignas anti racistas

El asesinato a Floyd se produce en un contexto, que pudo haber sido el acelerador de las protestas y en el que el desarrollo de una pandemia, a causa de un nuevo coronavirus, que dejó atrás a varias naciones europeas como epicentro, se estableció en los Estados Unidos, para marcar números insospechados, que superan a China, a Italia y a España.

El Covid-19 llegó a tierra estadounidense bajo la indiferencia del presidente Donald Trump, y que con sus posturas polémicas llevaron a esa nación a que alcanzase millones de contagiados y más cien mil personas fallecidas.

 

SIGUE LEYENDO: ¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LOS RECIENTES DISTURBIOS MASICOS EN EE.UU?

Las redes sociales y el poder mediático

El que las movilizaciones, en repudio a ese asesinato, hayan sido masivas en gran parte del país, revelan otro lado del contexto.

Las redes sociales, casi presentan en tiempo real el acto criminal perpetrado por la policía de Minneapolis, y que produjera la indignación popular.

Las protestas masivas iniciales, particularmente en la capital de Minnesota, tuvieron la fuerza suficiente para impedir que las grandes cadenas mediáticas minimizaran lo acontecido. Las consignas anti racistas pudieron más.

Sin embargo, el tratamiento comunicacional de los grandes consorcios comunicacionales de los Estados Unidos y de sus “franquicias” en todo el mundo, nunca tuvieron la efervescencia que han presentado con los disturbios en Hong Kong y con los eventos de violencia de la derecha política en Venezuela.

En la región asiática y en el país petrolero, las protestas, abiertamente violentas, son catalogadas por los medios en el mundo como «las luchas del pueblo por las libertades y por la democracia»,

El tratamiento es distinto con las movilizaciones a consecuencia del asesinato de George Floyd: las califican de turbas violentas, anarquistas profesionales, incendiarios, saqueadores.

 

Trump arremete contra pueblo mientgras éste grita consignas anti racistas

Cuando un hecho de este tipo se produce tras la “propuesta sarcástica” presidencial de inyectar insecticida para combatir el Covid-19, el grito de calle va más allá de rechazo al racismo.

En las manifestaciones frente a la Casa Blanca hubo consignas anti racistas en la que se le pedía la renuncia a Trump.

consignas anti racistas

El jefe de la Casa Blanca, arremete contra las protestas, cree que la comunidad estadounidense no está en capacidad de expresar su molestia ante la barbarie.

Trump deja ver que “detrás de las manifestaciones hay grupos organizados”, antes había dicho que venían de una agrupación denominada Antifa, luego agregó que eran grupos de la izquierda radical.

El magnate no acepta que el pueblo estadounidense sea capaz de protestar, de cantarle al propio imperio qué es lo que quiere y qué es lo que le disgusta.

Para Trump no es el pueblo que se acercó al palacio de gobierno en Washington a reclamar justicia, por ello ordenó a la Guardia Nacional arremeter contra la gente y hasta se olvidó que era su propio país, amenazando con desplegar el Ejército, algo así como Estados Unidos invadiendo a Estados Unidos.

Donald Trump y el establishment pueden comprender que en las movilizaciones el pueblo chileno, por ejemplo, aspire a sacar a Piñera del Gobierno y que se le “meta” fuego a los vestigios del pinochetismo.

Pero, impensable, que marchas, movilizaciones y protestas en los Estados Unidos, aspiren más ir allá de reivindicaciones y propuestas gremiales.

 

Los grandes temores del establishment

Los temores del supra poder imperial es que la comunidad estadounidense derribe paradigmas y pulverice mitos.

Que el pueblo “descubra” que esa democracia, que alardea de ser el modelo universal, no es más que una dictadura bipartidista.

Que su libertad de expresión es la libertad de prensa de los consorcios y cadenas de medios que funcionan como cárteles, lo que hacen es secuestrar y manipular las informaciones para que protejan altos intereses y los suyos.

consignas anti racistas

Igualmente espera que el pueblo estadounidense mantenga su veneración por el emprendimiento, por la “iniciativa privada”, gritando que es el motor del desarrollo.

Pero a su vez esconde que esa libertad de empresa también es parte de la dictadura de los monopolios y grupos empresariales.

En referencia a la educación del estadounidense, el escritor venezolano, Arturo Uslar Pietri, a finales del siglo pasado publicó un artículo de prensa en el que hacía referencia a una información generada por las propias autoridades educacionales de los Estados Unidos.

En esa información se afirmaba que la mitad de la población de ese país estaba compuesta por analfabetas funcionales:

“Un analfabeta funcional es un ser que ha recibido en la escuela, la enseñanza normal de la lectura y la escritura pero que en su vida ordinaria la usa muy poco, la maneja insuficiente y torpemente y no depende de ella para lo esencial de su información y comunicación. Prácticamente no lee libros, es poco y limitado su acceso a los periódicos y experimenta dificultades insalvables para obtener por escrito un pensamiento o un concepto…”.

La libertad, o el derecho a estudiar y asumir una carrera universitaria tiene una montaña de obstáculos en el camino, en su mayoría las instituciones de educación superior son fundamentalmente privadas.

Lo primero que hay que resaltar es lo que arroja una investigación realizada en 146 colegios y universidades, de las más reconocidas.

Se tiene que sólo el 3 por ciento de los estudiantes admitidos, provienen de familias de clase bajas y populares.

El poder busca acabar con las protestas

Tras los funerales de George Floyd el poder espera silenciar las calles.

Desde la Casa Blanca se anuncia la presentación, al Congreso de una propuesta de reforma policial que tendría carácter nacional.

Por su parte, en el propio Congreso le dieron un derecho de palabra a un hermano de Floyd, Philonise Floyd, quien dejó en el aire una pregunta: ¿cuánto vale la vida de un afroamericano?

La alcaldía de Washington aprobó darle una nueva nominación a una calle de la ciudad.

La número 16 sur que conduce a la Casa Blanca será ahora Black Lives Matter, algo así como las vidas negras también importan, y que pudiera ser un recordatorio permanente al actual inquilino del palacio presidencial.

En una de las intersecciones de la citada vía, a lo ancho de dos carriles se pintaron en amarillo las 16 letras.

 

TE PUEDE INTERESAR LEER: CACEROLAZOS CONTRA TRUMP SE REGISTRARON EN DISTINTOS ESTADOS DE EEUU

 

Ciudad VLC / William Hernández

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here