«Las entrañas del gigante del norte. La sociedad estadounidense» por Luis M. Colmenares

0
349

«Las entrañas del gigante del norte. La sociedad estadounidense» por Luis M. Colmenares

Desde que comenzó el año, la sociedad estadounidense ha dejado ver su cara más sangrienta y psicópata. Desde masacres en cualquier lugar y momento hasta atentados terroristas con granadas lacrimógenas y otros artefactos que se pueden adquirir en cualquier tienda.

Tales situaciones se han presentado con cierta regularidad desde el siglo pasado y siempre han sido considerados como hechos aislados realizados por unos pocos inestables mentales que para nada deben preocupar a la generalidad, sin embargo estas situaciones han sucedido con alarmante frecuencia en lo que va del año 2022.

 

En los últimos días se dio a conocer que Estados Unidos ha alcanzado un récord histórico referente al número de muertes por armas de fuego, las cifras de fallecidos por esta causa no tienen antecedentes históricos.

“Para encontrar una situación similar tenemos que retroceder más de 25 años en la historia», como lo expuso en una rueda de prensa Debra E. Houry, subdirectora de Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC).

 

El último informe de los CDC le pone un strike más a la ya fracasada política armamentística de Joe Biden. El referido informe deja ver de manera oficial como está la sociedad norteamericana, por ser de manera oficial el documento no deja cabida a interpretaciones.

El mismo dice que: En 2020, Estados Unidos registró 19.350 homicidios por armas de fuego, es decir, un 35% más que el año anterior. Además menciona que los suicidios aumentaron en 1,5%.

Los CDC exponen una estimación de cuantas personas se suicidaron en el año referido, según esta fuente el número de personas asciende a 24.245.

 

Las razones que presentan los CDC hacen creer al mundo que el incremento de homicidios por armas de fuego tiene todo que ver con la pandemia mundial de Covid-19 y el confinamiento que está pandemia trajo como consecuencia directa, sí bien es cierto que está situación global hizo elevar la violencia mundial.

 

Pero lo cierto es que EEUU va en incremento constante de la tasa de muerte por proyectil, cada vez es menor la brecha que separan a México y Estados Unidos en este tema.

En el 2020, México cerró el año con 24.160 personas muertas por proyectil, superando a EEUU por apenas 4.810 homicidios por armas de fuego. Esto resulta inverosímil teniendo en cuenta que Estados Unidos es el país que más invierte en defensa a nivel mundial y que México vive una ferviente guerra de guerrillas en contra del Narcotráfico desde hace más de 30 años.

 

La otra razón que presentan los CDC para justificar está elevada tasa de decesos por proyectil es la expansión de los niveles de pobreza entre la población. Recordemos que las cifras presentadas en este informe son referentes al 2020.

Hoy, año 2022, con guerra en Europa del Este, en donde la inflación estadunidense alcanza su máximo en más de una década; por esto no es necesario ser pitoniso para augurar que las cifras de muerte seguirán en aumento en el país norteamericano.

 

Mientras tanto, la administración de Joe Biden tuvo que reconocer que esta situación afecta la salud. Cito: “Estos decesos representan un problema de salud pública persistente y significativo”.

Las principales víctimas de este tipo de delitos son hombres, la mayoría de ellos adolescentes y adultos jóvenes. Esto es entendible si tenemos en cuenta que este país sufre una epidemia de consumo de drogas desde el 2016, esta situación fue en incremento  en el 2017 y persiste hasta hoy. Principalmente a causa del consumo de heroína, Fentanilo y cocaína.

Configurándose así uno de los peores años para el gigante americano, por lo que se puede percibir el año va a acabar peor para la sociedad norteamericana, pero el mundo espera prosperidad y paz para todos.

 

«Las entrañas del gigante del norte. La sociedad estadounidense» por Luis M. Colmenares

 

TE INTERESA: “HACIA LA DESCOLONIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA” POR CHRISTIAN FARÍAS

Luis M. Colmenares / Ciudad Valencia