La derecha no resistió y «culpó a Venezuela» por lo que sucede en Colombia

0
173

Si bien Colombia es la que arde, sus políticos y medios no ceden a la tentación de culpar a Venezuela por generar el malestar social provocado por su sistema.

En las redes, los defensores de la “democracia imperfecta” colombiana justifican la represión como la forma de impedir que su país “sea como Venezuela”.

Una semana después de protesta social y de una tenaz campaña de instalar en el imaginario que las manifestaciones son un despliegue injustificado de vándalos, los operadores de la derecha repiten el mismo guion: culpar al “castrochavismo”.

 

Una ayudaita de Lenín

En auxilio de Duque y la narrativa colombiana, apareció el presidente ecuatoriano Lenín Moreno con un “descubrimiento”.

El mandatario ecuatoriano, desde un pomposo Foro de la Democracia celebrado en EE.UU., aseguró que el presidente Maduro está involucrado en la violencia en el vecino país.

Este político que está de salida del cargo y que apenas tiene unos escasos puntos de credibilidad, aseguró que sus sistemas de inteligencia hallaron lo que sus colegas neogranadinos no: que “Maduro tiene sus cochinas y sangrientas manos en Colombia”.

Una vez dicho esto por Moreno, el expresidente colombiano Andrés Pastrana lo tomó por cierto. El exmandatario colombiano replicó a los medios esta versión, comenzando así una cascada para validar una idea descabellada.

 

¿Inteligencia o brutalidad?

Por su parte, el senador Antonio Navarro Wolff descartó tajantemente la teoría de Lenín Moreno. Para desestimar lo dicho por el ecuatoriano, redondeó que eso no es un descubrimiento de la inteligencia sino de su “brutalidad”.

Mientras tanto el ministro de Comunicación Freddy Ñáñez despachó las intenciones de involucrar o culpar a Venezuela por un evento local como el descontento social en Colombia, como “el mejor somnífero para explotados”.

Las organizaciones sociales en el país vecino reportan que la represión policial por Iván Duque ya ha producido una veintena de muertos.

Se teme que la violencia policial pueda incrementar el número de muertos con la validación de doctrinas de seguridad neonazis como la de la Revolución Molecular Disipada compartida por Uribe.

Esta plantea que las protestas son formas de guerra planteadas por la delincuencia para derrocar a la democracia.

 

LEE MÁS: CRECE RECHAZO INTERNACIONAL CONTRA REPRESIÓN EN COLOMBIA

 

Ciudad VLC/RedRadioVe