La palabra de hoy: «ATORRANTE» por Aníbal Nazoa

0
155
Aníbal-Nazoa-parapeto

Atorrante… Actualmente la facilidad de las comunicaciones, más exactamente las telecomunicaciones, permite un activo intercambio de voces y conceptos entre las hablas populares de las ciudades, no sólo de nuestro continente sino del mundo entero.

A través de la televisión y otros medios, así como por boca de los viajeros, jergas o argot de gran fuerza expansiva, como el caliche mexicano y el lunfardo argentino, han penetrado el lenguaje popular venezolano, en especial entre las gentes del mal vivir. Un buen ejemplo de esa penetración lo tenemos en la palabra atorrante.

Este vocablo propio del lunfardo, que ya corre libremente y está a punto de tomar carta de nacionalidad venezolana, no es por cierto de los más nuevos entre los préstamos lingüísticos que hemos tomado del habla rioplatense. Su origen no está muy claro, pero sí su significado.

El Diccionario de la Real Academia, que no alude a la etimología, define atorrante en forma más o menos satisfactoria aunque algo incompleta: “Vago, callejero y generalmente sin domicilio, que vive de pordiosear”.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: «ATOL» POR ANÍBAL NAZOA

 

El escritor argentino Ernesto Sábato nos ofrece, en el glosario de voces lunfardas que anexa a su libro Tango, discusión y clave, una definición mucho más amplia: “Atorrante de atorrar. Tipo que carece de domicilio, de trabajo, que vive del azar, de lo que le dan. Por extensión, se llama atorrante al vago, a cosas o personas sin brillo, a mujeres de la vida, a agentes de malos sentimientos”.

Según Sábato, pues, un atorrante es algo más que un simple vago o pedigüeño. En cuanto a atorrar, el verbo de donde viene el sustantivo y que otros registran como sinónimo de vagabundear, para él es simplemente dormir, y atorradero el lugar donde se duerme.

Concluyamos con la impresionante –sobre todo por lo larga– definición de atorrante que da el Mataburro Lunfa, de María Rosa Vaccaro: “Vago, sin ocupación, sucio, desarreglado, objeto de poca calidad, persona sin escrúpulos, deshonesto. Se usa como insulto y también como voz cariñosa”.

Pues vaya, María Rosa, ¡qué cariño!

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad VLC