La palabra de hoy: «MOLINO», por Aníbal Nazoa

0
53
Aníbal Nazoa-alharaca

En la interesante familia de voces descendientes del verbo moler, en latín molere, se cuenta la palabra de hoy: molino. La historia de esta palabra se remonta a los orígenes del idioma.

Tomado del latín tardío molinum, molino tiene a su vez numerosos derivados, entre ellos el simpático verbo arremolinarse y el desobediente remolino, que se puede dar en el aire, en el agua o en la cabellera de alguna persona difícil de peinar. Pero el derivado que hoy querernos presentar a nuestro público es uno respecto al cual se da una curiosa circunstancia.

Nos referimos a una voz de grata resonancia hogareña. Se trata de molinillo, instrumento de madera que no puede faltar en ninguna cocina respetuosa de las tradiciones, consistente en un palito provisto de una rueda, a veces artísticamente torneado, que se usa para batir diferentes preparados líquidos, especialmente el chocolate.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: «MOCHILA», POR ANÍBAL NAZOA

 

Pues bien, ahora vamos a la “curiosa circunstancia” que habíamos anunciado: pese a que el vocablo está documentado en España desde el siglo XIII, o sea un rato largo antes del “descubrimiento” de América, el lexicógrafo mexicano Luis Cabrera y otros le atribuyen una supuesta etimología azteca. Molinillo, dicen ellos, viene del náhuatl molinia, menearse, con añadido de la terminación castellana de diminutivo.

A decir verdad, por más que los aztecas hayan inventado el chocolate, esta afirmación nos suena por lo menos tan rara como si nos dijeran que la palabra valquiria viene del cumanagoto váquira. Con perdón de la lexicografía mexicana.

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad VLC