«La toma del rectorado», por Douglas Morales

0
80
La toma del rectorado. Valencia, 1969
Ricardo Maldonado, José Manuel Hermoso y Casiano Díaz, detenidos, en Puerto Cabello, luego de los sucesos históricos de la «Toma del rectorado» (Junio-1969).

 

«La hierba de los caminos, la pisan los caminantes, y a la mujer del obrero la pisan cuatro tunantes, de esos que tienen dinero».  Así era la letra de uno de los tantos himnos cantados  por la aguerrida generación del 68 que centró en Valencia su rebeldía en el empeño de «Reformar la Universidad».

El mundo se estremecía con los sucesos del Mayo Francés de 1968, los horrores genocidas de la guerra de Vietnam y, en Venezuela, diez años de gobierno acciondemocratista daban paso a uno socialcristiano, con Rafael Caldera a la cabeza.

Los jóvenes universitarios muy influenciados por la llamada Reforma de Córdoba, Argentina, decidieron canalizar su rebeldía, cuestionando a fondo la Universidad de Carabobo, centro político para ese entonces de la vida carabobeña. Jóvenes de diferentes tendencias «tomaron» el Rectorado de la UC  y, a partir de ese momento, el sitio se transformó en un foco de protestas constantes. «El comité de toma», contestatario y radical, rivalizaba con la Federación de Centros Universitarios, conservadora y consensual.

Entre los dirigentes del comité de toma se destacaron: Casiano Díaz, José Manuel Hermoso, Augusto Celis, los hermanos Maldonado, José Luis y Ricardo, el «Bachi» Guzmán, José León, las hermanas González, Corteza Pacheco, entre otros.

El pueblo valenciano desde un principio simpatizó con los «tomistas» y lo hacía ver en sus declaraciones a la prensa.  Muy pronto los rebeldes dieron a conocer, papeles en mano, la corrupción que carcomía el funcionamiento interno del «Alma Mater», las autoridades de entonces quedaron al desnudo.

Lamentablemente grupos extremistas cometieron actos vandálicos que eran aprovechados por el gobierno para desacreditar al movimiento.  La quema de un autobús de la línea «Cultura» originó una célebre mancheta del diario conservador «El Nacional»: «En Valencia están quemando la Cultura».

Nuevos y frescos dirigentes surgieron de las jornadas de «la toma del Rectorado», así como la aparición de novedosos grupos políticos, generó también interesantes discusiones y fisuras al interior de los partidos tradicionales, de donde insurgieron tendencias progresistas.

La Universidad de Carabobo se transformó de un centro semireligioso en núcleo de irradiación cultural, irreverente y científico.  Realmente se renovó positivamente.  Las tradicionales autoridades universitarias dieron paso a la frescura de una generación de relevo.  Una carga policial militar, el 17 de junio de 1969, aplastó la insurgencia estudiantil, solo dos estudiantes, de los miles que participaron (incluyendo los alumnos de educación media) fueron presos y procesados con calumniosos  cargos responsabilizándolos de todo lo sucedido: José Manuel Hermoso y José Rondón, luego de 3 meses de prisión, un honesto Juez (Francisco Alcántara Figueredo) los liberó.  Así concluyó en Valencia una de sus etapas más limpias, dignas y revolucionarias, pero sus himnos todavía resuenan: «Que culpa tiene el tomate de estar tranquilo en la mata, si viene un gringo muy rico, lo mete en una lata, y lo manda pa’ Puerto Rico»

 

Autor: Douglas Morales Pulido

 

 

DEL MISMO AUTOR: «Bárbula, 70 años de la casa del Sombrerero»

 

 

Ciudad Valencia – LSFLC