Un gran Valladolid, con una enorme actuación de su portero Masip, exigió al Barcelona mientras le duró la gasolina, aunque terminó sucumbiendo por un penalti anotado por Lionel Messi. 1-0 que desnuda las dudas sobre el recambio del conjunto culé.

 

Los de Valverde prestaron más atención al partido del martes ante el Olympique de Lyon por la UCL, porque, lejos de presentar una alineación llena de rotaciones -sólo hubo una por línea-, el problema estuvo en la poca concentración de los azulgranas.

 

Boateng duramente criticado

Tras el descanso, la entrada de Luis Suárez por K.P. Boateng ayudó a que el Barcelona tuviera más ocasiones, pero el uruguayo puso de manifiesto una vez más su actual falta de puntería.

 

Sin embargo, la sola presencia del uruguayo asusta y, pese a que el charrúa no cuajó uno de sus mejores partidos, sí que provocó que las vigilancias cambiaran y la zaga de los de Sergio, que ya daba muestras de cansancio, se terminara de descompensar.

 

Y como los azulgranas insistieron demasiado en entrar por el centro, la zaga blanquivioleta se convirtió en un muro que supo resolver con acierto todas las acometidas de los de Valverde. Todas menos una, la del riguroso penalti que permitió que el Barcelona se fuera al descanso en ventaja.

 

La acción del 1-0 tuvo de todo y el Valladolid pagó en ella la inexperiencia de sus hombres. Hasta cuatro jugadores pucelanos pisaron con peligro el área azulgrana en un contragolpe fantásticamente trenzado justo hasta la definición.

 

Tan malo fue el centro de Nacho como los constantes lamentos blanquivioletas, que permitieron que Ter Stegen pusiera el balón en juego con rapidez y, con un estupendo pase, generase un contraataque que desembocaría en el penalti a Piqué por agarrón leve de Míchel.

 

Messi no defraudó y convirtió el 1-0, que supuso su gol 30 de la temporada, llegando a 11 temporadas consecutivas marcando por lo menos 30 goles.

 

QUIZÁS TE INTERESE: LA JUVENTUS DE CR7 DERROTÓ A FROSINONE Y SIGUE INVICTA EN LA SERIE A

 

Luego del gol de Messi para el Barcelona, el juego colectivo del Valladolid decayó de manera brusca, quizás acusados por el cansancio. Sin embargo, fue entonces cuando creció exponencialmente la figura de Masip, que primero salvó un espectacular remate de volea de Messi y luego evitó el tanto en un mano a mano con Suárez.

 

El arquero del Valladolid, ex compañero de ambos en el Barcelona, se haría aún más grande para evitar un nuevo tanto de penalti del argentino, esta vez más claro y cometido por Kiko Olivas sobre Coutinho, y otro mano a mano del uruguayo, al que el rosarino intentó rehabilitar por todos los medios.

 

En otros resultados de la jornada, el Eibar y el getafe pactaron a dos tantos, mientras que el Levante le dio un repaso al Celta en Balaídos, con una contundente victoria por 1-4.

 

Además, el Atlético de Madrid derrotó al Rayo Vallecano con un tanto solitario del francés Antoine Griezmann y por último, la Real Sociedad venció 3-0 al Leganés.

 

Este domingo culminará la jornada 24 de la liga de España con los duelos entre el Real Madrid y el Girona en el Bernabéu; el Espanyol visitará Mestalla para enfrentarse al Valencia, mientras que Villareal y Sevilla medirán sus fuerzas en el estadio de la Cerámica.

 

Luego, el Betis y el Alavés se enfrentarán en el Benito Villamarín de la ciudad de Sevilla para culminar la jornada con el duelo entre el Athletic de Bilbao y el Huesca.

 

Ely Reyes/Con información de BeSoccer

1 Comentario

Deja un comentario