Padre Samán: «¿Quién posó para Michelena en Miranda en La Carraca?» por Vicente Gramcko

0
272

Súper conocida es la obra “Miranda en La Carraca”, lienzo pintado por Arturo Michelena en 1896, cuando el precursor cumplió 80 años de su muerte, ocurrida el 14 de julio de 1816 en una prisión española; pero, pocas personas saben que el genio impresionista no se inspiró en un retrato previo del prócer, sino que utilizó a un modelo para hacer esta pintura.

Cuando se habla de “retratos” se habla de dibujos sobre la figura del personaje: hay que recordar que no se contaba con fotografías en esa época, puesto que este invento fue patentado luego de la segunda mitad del siglo XIX.

No contando, pues, con una guía confiable, Michelena prefirió utilizar a un modelo, tomando en cuenta el parecido físico que podía notarse en las imágenes existentes, por lo que utilizó a Eduardo Blanco, el célebre escritor e historiador venezolano, para que modelara para el cuadro en el que Miranda parecía estar en su calabozo en la prisión de “La Carraca” de Cádiz, España, a donde fue confinado luego de su entrega a la inquisición.

Eduardo Blanco había nacido en Caracas en1838 y fue un escritor y político venezolano que llegó a ejercer importantes cargos públicos, entre ellos los de ministro de Relaciones Exteriores, entre 1900 y 1905; y de ministro de Instrucción pública, entre 1905 y 1906.

Fue secretario del General José Antonio Páez, durante el transcurso de la Guerra Federal (1859-1863), con quien inició su carrera militar; aunque abandonó el ejército, posteriormente, para dedicarse a la literatura,.

Además de escribir relatos y piezas para teatro, Eduardo Blanco publicó en 1881 “Venezuela Heroica”, su obra más conocida, en la cual narra la historia del país en una serie de once cuadros.

Fue él quien dio a conocer la anécdota en la cual el Negro Primero le dice al General Páez (en la Batalla de Carabobo) la siguiente frase: “Vengo a decirle adiós, porque estoy muerto”; y este momento se lo habría confiado el propio Páez a Eduardo Blanco, en los días en los cuales ejerció como su secretario.

Michelena estrenó su obra el 18 de julio de 1896, durante una exposición efectuada en el Teatro Municipal de Caracas, en la cual el presidente Joaquín Crespo le confirió al artista una medalla por haber ganado varios premios en Europa, entre ellos el del salón realizado durante la inauguración de la Torre Eiffel, donde participaron todos los más importantes pintores de ese continente y en el cual él compitió siendo sólo un estudiante.

Adquirido por la nación por 40 mil bolívares, el cuadro se encuentra en la Galería de Arte Nacional de Caracas y ha sido expuesto en Valencia en dos oportunidades.

Michelena pintó dos copias del lienzo, más pequeñas que el original. Una fue vendida a la familia del modelo de la pintura y la otra se conserva en el despacho del alcalde de la ciudad de Valencia.

 

LEE MÁS: OTERO SILVA Y LA SEMBLANZA LITERARIA DE UN PAÍS

 

Y HASTA AQUÍ POR HOY. Cualquier comentario, favor al correo periodistavicente12@gmail.com

 

Vicente Gramcko