Países ricos son la pesadilla para la solidaridad del mecanismo Covax

0
61

«El mecanismo Covax fue una idea hermosa, nacida de la solidaridad. Desafortunadamente, no sucedió. Los países ricos se comportaron peor que las peores pesadillas de nadie», refiere este viernes la portada de la revista médica británica The Lancet en su edición semanal.

Un extenso artículo, firmado por Ann Danaiya Usher, expone las realidades del Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19, conocido como Covax, un mecanismo que estaba destinado a cumplir equitativa y solidariamente con desarrollo y suministro de las dosis de inmunización global para frenar la pandemia del coronavirus y que hoy se basa «en la voluntad de los países ricos de compartir sus dosis».

La autora escribe que a pesar de que el mecanismo Covax fue concebida como un intento «incomparable y ambicioso», aclamado como un «esfuerzo heroico global» y que «trascendería los límites del ingenio humano» para asegurar que el desarrollo de vacunas progresara lo más rápido posible, a «una velocidad, escala y acceso nunca antes visto en la historia de la humanidad», pero lamentablemente su «visión no se ha cumplido».

Agregó que «el mecanismo Covax está desesperadamente escaso de vacunas y la instalación ahora está obligada por contrato a reservar una de cada cinco dosis para algunos países ricos».

Ann Danaiya Usher

«Si bien las desigualdades en el acceso se han ampliado, Gavi (la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización) ha tenido que justificar el envío de vacunas a países que ya han vacunado a una gran parte de su población al mismo tiempo que apenas comienzan las entregas a los países más pobres. Esta incómoda situación es palpable en los mensajes de Gavi sobre Covax, que ahora rara vez, o nunca, menciona la parte de autofinanciamiento de la instalación», escribió la autora. 

 

LEA TAMBIÉN: SUDÁFRICA AUMENTA RESTRICCIONES ANTE LA COVID-19

Mecanismo Covax

De acuerdo con la publicación, Gavi ha producido numerosos comunicados de prensa sobre la entrega de vacunas a los países de ingresos bajos y medianos, comenzando con el envío de 600.000 dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford-AstraZeneca a Ghana el 24 de febrero de 2021, pero no hubo ningún anuncio cuando se asignó a Canadá 62 millones de dosis de la misma vacuna a principios de ese mes.

Tampoco hubo fanfarrias cuando el mecanismo Covax asignó 500.000 dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech al Reino Unido en abril.

Oxfam criticó a Canadá por la entrega, acusando al gobierno de tomar dosis de los pobres cuando firmó acuerdos bilaterales con los fabricantes para obtener suficiente vacuna para cubrir cuatro veces la población del país.

«Canadá no debería tomar la vacuna Covax de países pobres para aliviar las presiones políticas en casa», dijo Diana Sarosi de Oxfam Canadá.

Comentó Usher que la ventana de autofinanciamiento de Covax también ha desaparecido del presupuesto del Acelerador de Herramientas de Acceso Covid-19 (ACT-A), del que forma parte la instalación de Covax.

Sobre esto refirió que la primera etapa del presupuesto en septiembre de 2020, tuvo un marco financiero total de 38 mil millones. Para marzo de 2021, la demanda se había reducido a 33.000 millones de dólares.

mecanismo Covax

 

Indicó que el embajador de Salud Global de Noruega, John-Arne Røttingen, miembro de la junta de Gavi, describió el porqué de lo sucedido.

«La recaudación de fondos necesarios para la instalación Covax y la recaudación de fondos para ACT-A, cuando se trata de vacunas, sólo es relevante para la ventana AMC y no para los países autofinanciados, ya que allí donde movilizamos la financiación colectiva. Por eso lo sacamos del presupuesto».

Covax ahora apunta a implementar 2.3 mil millones de dosis de vacunas Covid-19 en todo el mundo para principios de 2022.

Según el último pronóstico de suministro global, con fecha del 7 de abril de 2021, 485 millones de dosis de estas están destinadas a países que se autofinancian, mientras que se destinarán 1.8 mil millones de dosis a los 92 países de ingresos más bajos y al menos 1.3 mil millones de esas dosis estarán disponibles sin costo para sus gobiernos.

No obstante, este volumen de dosis no está asegurado.

«Si el pronóstico se cumple, y eso es un gran si, con incertidumbres en torno a la capacidad, el financiamiento y la preparación del país, esto significa que Covax debería poder alcanzar al menos el 27 por ciento del población de países de ingresos más bajos en todo el mundo en 2021, muy por encima del objetivo del 20% que se fijó en sus inicios», afirmó la alianza Gavi.

Aseguró Usher que «muchos han cuestionado el objetivo original de Covax del 20%”. Incluso una cobertura del 27% dejará a los países que dependen de Covax muy por debajo del volumen de vacunas que necesitan para lograr la inmunidad colectiva.

  • «Siempre he pensado que el objetivo del 20% era injusto desde el principio. Ningún país de altos ingresos toleraría vacunar sólo al 20% de su población a finales de este año», dijo Lawrence Gostin de la Universidad de Georgetown.

Al comparar el objetivo de vacunación del 20% para los países de ingresos bajos y medianos con la cobertura del 50% que se ofreció a los países de ingresos bajos a través de la ventana de autofinanciamiento, agregó Gostin: «No podemos tener un doble rasero «.

 

LEE TAMBIÉN: VENEZUELA CREA MODELO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA COMO DERECHO HUMANO

Se necesitan a 11 mil millones de dosis de vacuna

La OMS estima que el mundo necesita al menos 11 mil millones de dosis de vacuna para acabar con la pandemia y la Comisión Europea ha anunciado que las nuevas variantes del SARS-CoV-2 que son más transmisibles y más mortales podrían aumentar «la demanda mucho más allá las 11 mil millones de dosis estimadas originalmente «.

Subrayando la magnitud del desafío, The People’s Vaccine Alliance, una coalición de organizaciones que incluyen a Oxfam y Amnistía Internacional, expertos en salud y líderes mundiales, que ha cabildeado para obtener una exención de las patentes relacionadas con Covid-19, estima que, al ritmo actual, los países de bajos ingresos podrían tardar 57 años en vacunar completamente a sus poblaciones, mientras que los países del G7 podrían alcanzar ese hito en los próximos seis meses.

En este contexto, y reconociendo que los países ricos han ordenado más dosis de vacunas de las que necesitan, la distribución de dosis ha surgido como una forma de aumentar radicalmente el acceso de Covax a las dosis.

Sobre esto, el Panel Independiente recomendó que al menos mil millones de dosis de vacunas se compartan a más tardará el 1º de septiembre de 2021 y más de dos mil millones de dosis para mediados de 2022.

Había grandes expectativas para la cumbre del G7 de la semana pasada, tanto en el hecho de compartir la dosis como para una mayor financiación de herramientas distintas de las vacunas proporcionadas a través de ACT-A, como equipos de protección para los trabajadores de la salud, pruebas y oxígeno médico, cuya demanda ha aumentado, cinco veces en comparación con los niveles prepandémicos.

El grupo de países ricos no comprometió nuevos fondos para ACT-A y terminó comprometiendo solo 870 millones de dosis durante el próximo año «principalmente para Covax».

La promesa del G7 fue duramente criticada por Amnistía Internacional, la cual calificó como «una gota en el océano”, pues no se acercaría a cubrir a la población de la India, y mucho menos a vacunar a la población mundial. Y advirtió que «los líderes del G7 han optado más de las mismas medias tintas miserables y gestos insuficientes «.

Además, el comunicado del G7 se compromete a entregar sólo la mitad de los 870 millones de dosis para fin de año, es decir, alrededor de 450 millones de dosis. Dado que Covax tiene la obligación contractual de entregar 485 millones de los 2.3 mil millones de dosis a países autofinanciados (de altos ingresos) este año, el compromiso de compartir dosis del G7 no coincide del todo con el volumen de vacunas que los países ricos están dispuesto a tomar de Covax para sus propios programas domésticos.

Venezuela denuncia disparidad en distribución de vacunas

 

Ciudad VLC/AVN