Más que acorralar al gobierno de Nicolás Maduro, a través de la orden ejecutiva, lo que busca Estados Unidos, por solicitud del dirigente opositor Juan Guaidó, es proteger los intereses de la burguesía comercial importadora y de las corporaciones globales de comercio como presuntos acreedores de la República. 

Así lo señaló el periodista e investigador Víctor Hugo Majano, editor de @latablablog, en entrevista con Esther Quiaro y Francisco Solórzano en su programa Al Instante, por Unión Radio.

LEER TAMBIÉN: JORNADA MUNDIAL #NOMASTRUMP ES PARA PROTEGER A VENEZUELA Y EL MUNDO

orden ejecutiva

«La medida surgió como única opción para evitar que los acreedores financieros,  tenedores de bonos y títulos, ejecutaran las garantías de pago constituidas por activos como la refinería Citgo«, explicó Majano.

“Lo que pasó fue que estos sectores de la burguesía comercial-importadora lograron que el presidente  Donald Trump congelara los bienes de Venezuela en Estados Unidos para impedir que el sector financiero pudiera tomar control de dichos activos”.

Explicó que el temor que ellos tienen (los sectores del comercio) es que los tenedores de bonos y títulos de deuda, tienen prioridad sobre cualquier otro acreedor.

Al ser consultado sobre si todo ese proceso podría configurar un caso de piratería moderna, explicó  que obedecía “al esquema de la acumulación originaria del capital en que, por la vía de la violencia y de los hechos, alguien se va apoderando del capital y construye una posición de poder.»

Aclaró que en esta confrontación cada sector de la burguesía local, bien sea comercial o financiera, tiene sus aliados a nivel global, y que la mejor prueba de la existencia de esa confrontación es que en las últimas semanas en el país, se escucha hablar más de números, deudas, bonos o empresas que de temas propiamente políticos.

Recordó Majano que el 1° de julio la oposición dio a  conocer un documento con los principios generales para una renegociación de la deuda externa y en el primer punto hablan del reconocimiento de la deuda comercial, que tiene que ver con indemnizaciones por nacionalizaciones o expropiaciones o deudas asociadas a importaciones realizadas sin haber recibido adjudicación de  divisas de Cadivi o Cencoex.

“Aquí estamos identificando claramente a actores como Empresas Polar que desde 2014, con operadores intelectuales y financieros  a nivel mundial como el señor Ricardo Haussmann han venido posicionando desde finales de 2014 la demanda de que se cancele la llamada deuda comercial en igualdad de condiciones con respecto a la deuda financiera.»

Precisó que Polar tiene intereses directos en activos que fueron expropiados como dos plantas de Owen Illinois (que da origen a Venvidrio ) así como el complejo de fertilizantes Fertinitro.

En ambos casos Polar era el socio local de las compañías transnacionales.

Además en el caso de Fertinitro, sus principales inversionistas son los hermanos Koch, propietarios de la sexta fortuna más grande de EEUU,  quienes tienen a Mike Pompeo como su lobbista  y gestor legislativo.

Con relación a la orden ejecutiva firmada recientemente en contra de Venezuela, Majano recordó que a finales del mes de abril, cuando se planteó el pago de los intereses de los bonos Pdvsa 2020, una de las cosas que se habló claramente por parte de los operadores de Guaidó en EEUU, José Ignacio Hernández y Carlos Vecchio,  fue precisamente la necesidad de que hubiera un mandato presidencial, o una orden ejecutiva, que frenara la posibilidad de que fueran embargados por acreedores los activos venezolanos.

LEER MÁS: EN VENEZUELA CONTINÚA JORNADA PARA RECABAR FIRMAS CONTRA EL BLOQUEO

Ciudad VLC/Unión Radio

1 Comentario

Deja un comentario