Sábado: «TV», «Mestizo» y «Voz del Pueblo», por Luis Alberto Angulo

0
166
TV

 

Dejé de ver regularmente televisión durante dos años, y de manera increíble, ahora que he vuelto a ser telespectador, el formato de sus programas continúa de manera idéntica. Es posible que si aumentara ese lapso, casi con certeza pudiera comprobar que no se producen cambios importantes. El anacronismo de los enlatados y de la programación en general es una constante. Son pocos los espacios televisivos no mediatizados, la violencia y lo grotesco es una tendencia que se impone. La banalización de la vida, la manipulación y la propaganda, parecen ser un producto deliberado y no consecuencia de la mediocridad de las políticas comunicacionales. Se repiten una y otra vez las mismas series, las mismas películas, la misma crueldad intentando y logrando a veces, modelar el espíritu del espectador.  Diseñar a ese sujeto unidimensional, que sólo consume mercancías de manera insaciable, restablece la tesis marcusiana, pero quizás, ella se ha quedado corta.

 

Mestizo

 

Lo que define a la cultura universal es su mestizaje y la posibilidad que tal proceso se produzca. Simón Bolívar, genial y agudo, temprano lo advirtió. El no somos una parcialidad, es de orden afirmativo. Un debate del reconocimiento implica el conocimiento del otro, “el yo soy tú”, resuelve el dilema de los grandes discursos. Fuere de él no existe posibilidad futura para la civilización. Los grandes discursos no han desaparecido, al contrario, cobran mayor significación en medio del dilema de la crisis.

 

Voz del pueblo

 

Los fascistas no creen ni respetan los resultados que no les beneficien. Consideran ofensivo incluso que se piense diferente a ellos. Se sienten superiores y carecen de sentido de culpa por sus errores en el terreno público o privado. El comportamiento del facho es psicopático, asegura más de un especialista de la conducta humana y de las patologías mentales. Acusar al pueblo de esto o de lo otro por responder de una manera que le resulta incomprensible y no convenga a quien intenta calificarla, es necedad. La voz del pueblo es divina.

 


Autor: Luis Alberto Angulo, poeta, articulista, ensayista, antólogo, cronista literario, editor y promotor de las artes y de la solidaridad.

Algunos de sus libros: Antología del decir  (Monte Ávila Editores, Col. Altazor. 2013), La sombra de una mano (Monte Ávila Editores, Col. Altazor, 2005), y Fusión poética (Universidad de Carabobo,  2000), reúnen su obra poética publicada: Viento barinés (UC, 1978), Antología de la casa sola (Fundarte, 1982), Una niebla que no borra (Sec. Cultura Carabobo, 1984), Antípodas (Predios, 1994), De norte a sur (UC, 1999), Fractal (Monte Ávila, 2005), Imágenes del parque, y Poética del decir (Monte Ávila, 2013).

 

DEL MISMO AUTOR: Sábado: «La vieja herida» y «La riqueza de los pueblos»

 

 

Ciudad Valencia – LSFLC