Este martes se cumplen 36 años de la partida física de uno de los músicos militantes de América Latina y el Caribe. El Cantor del Pueblo venezolano, Alí Primera compuso no sólo canciones, sino declaraciones y pensamientos guías que trascienden y alertan a los pueblos que luchan por una vida feliz.

Su pensamiento y su militancia es el trayecto de las letras de sus composiciones musicales, que reflejan la identidad de Venezuela, pero también el legado de la canción latinoamericana que produjera Violeta Parra, Atahualpa Yupanqui o Rafael Pío Alvarado.

Un 16 de febrero de 1985 salta a la posteridad el cantautor venezolano Ely Rafael Primera Rossell​, más conocido por su nombre artístico Alí Primera. Ali además de músico, compositor y poeta fue un activista político y militante comunista venezolano; lo recordamos también con el merecido título de Cantor del Pueblo Venezolano.

Su canto nace de las entrañas del pueblo, imbuido en una profunda preocupación por las injusticias sociales de una Venezuela petrolera, donde la explotación de hidrocarburos por parte de las empresas transnacionales norteamericanas marchaba a la par de la explotación humana, amargo contexto que marcó la vida de Ali en su querida Paraguaná.

 

Desde la UCV proclama su canción militante

Nació en Coro, estado Falcón, el 31 de octubre de 1941, hijo de Rafael Primera y de Carmen Adela Rossell, quedando huérfano de padre a los 3 años. Ya para 1960, Alí se traslada a Caracas, donde se inscribe en el Liceo Caracas para completar sus estudios de bachillerato y en 1964 se inscribe en la Universidad Central de Venezuela para estudiar Química.

Consecuentemente, desde los pasillos de la UCV Ali proclama su canción militante, son estos sus inicios como cantante y compositor militando además en el Partido Comunista de Venezuela. Entre 1969 y 1973 se establece en Rumanía para cursar Ingeniería del Petróleo en la Universidad Politécnica de Bucarest.

Luego de este periodo regresa a Venezuela donde desarrolla su fecunda discografía, destacan 11 discos publicados en años consecutivos desde 1973 a 1984. El Cantor del Pueblo Venezolano fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación y los gobiernos de la Cuarta República.

El canto combativo de Ali permanece vivo y vigente, las letras de sus canciones contentivas de poesía y esperanza militante, persisten como fuente inagotable de inspiración y lucha. El espíritu profético por una patria renovada también distinguió sus letras: “Porque a mí nadie me quita el pálpito de que alguna vez el pueblo será gobierno carajo!”.

 

Ismael Noé / Ciudad VLC / Telesur