Don Andrés Bello y su legado inmortal para América y el mundo

0
87
Bello-240 años

Andrés Bello es el venezolano que nos dio el más grande legado en materia cultural. Andrés de Jesús María y José Bello López , nacido en Caracas el 29 de noviembre de 1781, hace 240 años, desplegó su sabiduría en todo el continente, llegando a ser la figura más destacada en Chile, en varios campos del saber. Murió en ese país, donde se nacionalizó.

 

Inicios y formación académica

El inmortal intelectual venezolano vio la luz por vez primera en Caracas, en el hogar formado por el abogado Bartolomé Bello y Ana Antonia López, quienes le dieron la más noble de las lecciones: el amor por la patria y por la sabiduría.

Leyó los clásicos del siglo de oro, mientras cursaba las primeras letras en la academia de Ramón Vanlonsten, y aprendió latín en el Convento de “Las Mercedes”, de manos del padre Cristóbal de Quesada.​

Se graduó de Bachiller en Artes el 14 de junio de 1800, en la Real y Pontificia Universidad de Caracas. Se cuenta que recibió al naturalista alemán Alexander von Humboldt ese mismo año y lo acompañó a explorar el cerro Ávila, hecho que resultó un hito en la historia de la ciencia natural venezolana.

 

Bello-apaisada

De manera autodidacta, aprendió inglés y francés, mientras cursaba estudios de derecho y medicina, a la vez que daba clases particulares, entre otros para el entonces niño Simón Bolívar, el futuro Padre de la Patria.

 

 

Por concurso, ganó el rango de Oficial Segundo de Secretaría del gobierno colonial, mientras le daban prestigio sus traducciones y adaptaciones de textos clásicos.

En 1808, al arribo de la primera imprenta, la que trajo Miranda a Coro, fue designado director de la Gaceta de Caracas, pues su gran notoriedad lo convirtió en el candidato ideal para tal cargo.

 

Andres-Bello-y-Simon-Bolivar

 

Fue hombre de familia. En mayo de 1814 contrajo matrimonio con la inglesa Mary Ann Boyland, de cuya unión nacieron sus tres primeros hijos: Carlos (1815), Francisco (1817) y Juan Pablo Antonio (1820). Viviendo en Santiago de Chile, se divorció y se unió en segundas nupcias con Isabel Dunn, con quien procreó nuevos hijos.

 

Vida pública y obras inmortales

Al desempeñar labores políticas para la administración colonial, se convirtió en una personalidad influyente en la sociedad, además de ganar renombre como poeta, especialmente por haber traducido la tragedia “Zulima” de Voltaire.

Bello participa activamente en los sucesos del 19 de abril de 1810, en los cuales destituyen  al Capitán General Vicente Emparan, hechos que significaron el inicio del proceso independentista venezolano. Por su notoriedad y ante el vacío legal, es designado Oficial Primero de la Secretaría de Relaciones Exteriores por parte de la Junta Suprema de Caracas.

 

Andrés Bello-retrato

Se recuerda la misión diplomática que integró con Simón Bolívar y Luis López Méndez, como representante de la naciente república para lograr el apoyo de las autoridades británicas a favor de la causa de la independencia.

Bello, quien fue seleccionado para tal faena por su conocimiento de la lengua inglesa, acompaña a Bolívar a hablar con Francisco de Miranda, a quien convencen de regresar al país; a pesar que tenían prohibido hacerlo.

Pero, su gran legado no estuvo en la política, sino en las artes. Su gran obra fue la “Gramática de la lengua castellana”, junto con “Principios de ortografía y métrica de la lengua castellana” y “Análisis ideológico de los tiempos de la conjugación castellana”, libros que fueron instrumentos de cultura y modelos de unión entre los pueblos de habla hispánica en este lado del mundo.

Considerada la primera figura humanística de talla latinoamericana, Bello fue también influyente en la cultura chilena, al extremo de convertirse en el impulsor y redactor del Código Civil de Chile,  obra jurídica americana novedosa e influyente aún en la actualidad; así como también creó la Universidad de Chile, en 1842, de la cual se erigió como su primer rector por más de veinte años.

 

LEE TAMBIÉN: LA «METAMORFOSIS» DE LEVIS HERRERA

 

Muerte en Santiago

El 15 de octubre de 1865, Andrés Bello falleció en la ciudad de Santiago de Chile. Su cuerpo fue enterrado en el Cementerio General de dicha ciudad. Para su funeral, se presentaron muchas personalidades y muchas de ellas pronunciaron palabras elogiosas; pero, Ignacio Domeyko señaló quizá la más emblemática de las mismas: “Dudaría la razón que en una sola vida, un solo hombre pudiera saber tanto, hacer tanto y amar tanto”.​

 

Vicente Gramcko / Ciudad VLC