La palabra de hoy: «Enfrascarse», por Aníbal Nazoa

0
120
Aníbal Nazoa-ombudsman

Hay ciertas palabras que en cuanto a su origen, a primera vista y examinadas a la ligera, podrían engañar has­ta al más avispado observador. A esa clase de palabras pertenece la de hoy, que es el verbo enfrascarse.

Digamos de entrada que esta voz, vagamente consignada por el Diccionario de la Real Academia como de «probable ori­gen italiano”, no tiene absolutamente nada que ver con frasco, por muy vítreo que sea su sonido. Frasco es voz de origen germánico, proveniente del gótico flasko, del cual descienden también el inglés flask y el alemán fasche.

No pensamos, por supuesto, enfrascarnos ahora en la explicación del paso de la L germánica a la R castellana en frasco.  Lo que nos interesa en este momento es acla­rar que enfrascar y enfrascarse son cosas muy distintas: mientras enfrascar es meter o echar en un frasco, en­frascarse es ocuparse de un asunto con dedicación abso­luta, sin hacer caso a ningún otro.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: «FANFARRIA», POR ANÍBAL NAZOA

 

En cuanto a su origen italiano, este no parece ser nada «probable” sino muy cierto, puesto que en definitiva es derivado del italiano frasca, que significa rama y también follaje, enrama­da.  Enfrascarse, pues, en su sentido original, viene a ser meterse entre las ramas o espesura.  Entre los derivados italianos de frasca figuran infrascare, enramar o cubrirse de ramas e infrascamento, enramada.

Concluyamos agregando que enfrascarse también sig­nifica mancharse, ensuciarse, embarrarse. Pero tampoco deseamos enfrascarnos en tema tan poco atractivo.

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad VLC