«La Navidad en la que creo», por Fidel Hernández

0
143
LA NAVIDAD EN LA QUE CREO

 

Creo en la navidad sin el San Nicolás de las vidrieras, induciéndome a poseer lo innecesario.

 

En la Navidad, cuyo espíritu me anuncia el nacimiento del hijo de Dios, con la «buena nueva», de amarnos los unos a los otros.

 

Creo en la Navidad que me enseña que la humildad es el don más preciado al cual podemos aspirar.

 

Navidad que me reafirma, que debo ser feliz con lo que tengo, sin envidias, egoísmos, ni codiciando el bien ajeno.

 

La navidad que me recuerda que no soy una aspiradora de cosas y objetos, sin formas ni sentido, si no, un ser espiritual y sensible, que me reflejo y proyecto con, en, y por los otros.

 

También en la navidad que me llena con el orgullo de mi origen, y los recuerdos de la infancia, reafirmando el valor de los afectos de mis padres, la familia y los amigos, aún cuando no estén.

 

Navidad de arbolitos con ramas secas cubiertas de cal, sal y escarcha; con cajas vacías, adornadas como si estuvieran llenas.

 

Navidad de pesebres, arenas y aserrín, en la esquina de la sala, con regalos escondidos, para después de las 12.

 

Navidad amanecida de aguinaldos y parrandas, tocando a la puerta con un trago de aguardiente y billetes en el cuatro.

 

De cenas olorosas a familia, hechas entre todos los que llegan, con velas encendidas y manteles guardados para la ocasión.

 

De salir a la calle tras el abrazo «bullangero» del vecino, que según mi padre, es el familiar más cercano que tenemos.

 

Navidad que me reclama que sea agradecido por seguir vivo, en medio de tantos caídos.

 

Creo en la Navidad porque aún, en medio de tantas dificultades, sigo con mis iguales, soñando y luchando por un mundo nuevo y mejor.

 

En fin, creo que la Navidad debería ser todos los días.

 

 

Autor: Fidel Hernández, Poeta del pueblo

 

 

Ciudad Valencia – LSFLC