#Opinión: «La confesión de mister Craig S. Faller» por Christian Farías

0
171

No es casual ni arbitrario que un funcionario militar norteamericano de alto rango, como el Jefe del Comando Sur de Estados Unidos (EEUU), almirante Craig S. Faller, realice una declaración de prensa de naturaleza estratégica, admitiendo su derrota político-militar sobre un tema de primera importancia y jerarquía geoestratégica en la región caribeña, como lo es el espacio territorial independiente, libre y soberano de la República Bolivariana de Venezuela.

Pero, efectivamente, el pasado 18 de marzo de 2021, en las páginas del diario digital Ciudadvalencia.com.ve, aparece el siguiente titular: EEUU reconoce fracaso de su política de agresión contra Venezuela; lo cual equivale a una confesión pública, notoria y comunicacional de la derrota gringa frente a la Venezuela victoriosa de Bolívar y Chávez, bajo la sabia conducción de Nicolás Maduro.

Este fracaso, de carácter estratégico, y puntualmente identificado en el texto informativo de esta noticia, representa el punto de  llegada y de derrota de la larga travesía de agresiones de todo tipo, injerencia en nuestros asuntos internos, ataques económicos terroristas contra nuestra moneda, empresas estratégicas y nuestro comercio internacional, medidas monetarias mortales, coercitivas y boicot económico contra nuestras finanzas internacionales, además de toda la guerra mediática, conspirativa y terrorista, montada sin parar contra nuestro pueblo, dentro y fuera de nuestro territorio.

No sabemos exactamente por cuáles razones el jefe militar del Comando Sur de EEUU ha confesado ante la opinión pública internacional, el fracaso de sus poderes frente a la dignidad, la valentía, la hidalguía y capacidad de resistencia del bravo pueblo de la República Bolivariana de Venezuela. Pero lo cierto es que en sus declaraciones se pueden leer textualmente tres contenidos en relación con tres temas fundamentales en las tensiones cada vez más agudas entre nuestra nación y ese imperio perverso ya en franca decadencia.

Veamos la primera confesión: “El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, almirante Craig S. Faller, reconoció este miércoles durante una comparecencia ante la Comisión de Servicios Armados del Senado, que el Gobierno venezolano continúa fuerte y estable”.

Tamaña sorpresa ésta que el propio imperio reconozca públicamente lo que hasta hace poco tiempo negaba. Para ellos, Maduro es un dictador criminal que el pueblo rechaza; pero ahora resulta que es un Presidente fuerte y estable, lo cual supone la aceptación y apoyo del pueblo, que dicho funcionario no nombra para nada, pues, para los opresores, los pueblos no existen, no son sujetos humanos ni mucho menos sujetos históricos. ¿Cómo se entiende esto? ¿Cuál es la verdad objetiva, científica, real y concreta?

Desde el punto de vista de la objetividad científica y siguiendo a Lukács, la verdad socio-cultural-histórica de los seres humanos, está dada en los procesos de objetivación de la contradicción dialéctica. Es decir, la verdad histórica no es otra cosa sino la relación contradictoria o complementaria, con base en intereses materiales y/o espirituales, que se desarrolla entre las personas, los grupos o clases sociales de una comunidad, pueblo o nación, en condiciones reales, concretas, objetivas y observables.

En tal sentido, fue el propio comandante Hugo Chávez quien, en el año 2004, en el mitin celebrado frente al Jardín Botánico de la UCV en Caracas, declaró públicamente que nuestro país estaba sumergido históricamente en la contradicción imperio vs nación, lo cual determinaba el carácter necesariamente anti-imperialista del proceso revolucionario bolivariano. Pero esta objetivación dialéctica de la contradicción principal no la inventa Chávez; pues ya se había evidenciado históricamente dos años antes con el golpe de Estado del 11 de abril de 2002.

De manera que, al reconocer la fortaleza y estabilidad de nuestro actual presidente Nicolás Maduro, el señor Craig reconoce implícitamente la derrota política de su gobierno, empeñado en destruir no al presidente Nicolás, sino al pueblo soberano y al proceso revolucionario liberador y socialista que hoy somos de manera libre, democrática, en paz, con mucho amor, unión y la solidaridad de los pueblos hermanos de América, el Caribe, Asia, África y Europa.

La segunda confesión de mister Craig indica que “el presidente venezolano, Nicolás Maduro, continúa en el poder con el apoyo de Cuba, Rusia, Irán y China”. Así de simple, reduccionista, abstracto y sesgado, este jefe militar gringo expresa su interpretación fenomenológica, con la cual pretende imponer dos mentiras: la primera, que Maduro depende del apoyo de Cuba, Rusia, Irán y China; y la segunda, que no tiene pueblo porque, al parecer de mister Craig, el pueblo venezolano no existe, ya que no lo nombra para nada.

De manera que lo que subyace en esa parte de su declaración es la confesión oculta de su desprecio imperialista-militarista-fascista contra nuestro pueblo y el ejercicio de su voluntad soberana y legitima, ejercida y sustentada con base en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Para el señor Craig, todo eso no existe. Lo que él y sus superiores ven y quieren liquidar es a un presidente enemigo porque no se doblega ni se subordina; no traiciona a su pueblo ni entrega las riquezas mineras de nuestro territorio a ese imperio criminal y decadente; ni negocia ni vende la soberanía, la libertad y la independencia de la patria de todos y todas los venezolanos y venezolanas.

En su tercera confesión, publicada por el diario Ciudadvalencia.com.ve, Craig admite que el Gobierno de Estados Unidos ha impuesto fuertes sanciones “al país bolivariano a fin de perseguir la destrucción de la economía venezolana”. Aquí sí, este señor no dejó nada oculto, y como todo un agente del imperio más destructivo y homicida de la modernidad capitalista, confiesa públicamente su verdadero y cobarde plan de destrucción de nuestra economía, tal como lo han vendido haciendo de manera encubierta y abierta durante los ocho años del mandato legítimo y constitucional de nuestro presidente Nicolás Maduro.

 

LEE TAMBIÉN: #OPINIÓN: «VACUNAS, PROPIEDAD INDUSTRIAL Y MISERIA CORPORATIVA»

 

Es importante señalar que esta declaración de prensa de mister Craig es una confesión que pone sobre el tapete del debate público de la sociedad norteamericana y del mundo multipolar y multicéntrico, el tema del intervencionismo, la injerencia, la conspiración armada  y el terrorismo fascista, puesto en marcha desde el poder político-militar de Estados Unidos contra el pueblo y la nación venezolana.

De manera que esta guerra imperialista gringa, multiforme y no convencional, no es nueva, ni comenzó con Maduro. Es una guerra iniciada hace 21 años, cuando nació la nueva República Bolivariana de Venezuela del proceso Constituyente y nuestra actual Carta Magna de 1999. El 11 de abril de 2002, lograron sacar del poder a nuestro comandante eterno. Pero, al tercer día, el 13 de abril de 2002, el bravo pueblo en unidad cívico-militar-religiosa, lo rescató y lo reposicionó en Miraflores.

Ahora, en 8 años, han desatado todos sus demonios contra el presidente Nicolás Maduro, desde lo mediático con su mensaje desmoralizador: “Maduro no es Chávez”, hasta los intentos de golpes de Estado, guerra civil, invasión militar, magnicidio, aislamiento internacional, demonización dictatorial, injerencia, guerra económica, mediática, criminal, diplomática y un largo etcétera lleno de fracasos y derrotas, tal como hoy lo confiesa públicamente este fulano jerarca militar gringo llamado mister Craig S. Faller.

 

Christian Farías / Ciudad VLC