Opinión Semana Zángana

 

Espero que este atrevido título cumpla su propósito, invitar a la reflexión, la esperanza y el optimismo en tiempos de pandemias, muertes y desastres, donde abundan las interpretaciones literalistas, espiritualistas y futuristas de la Biblia, que no toman en cuenta la naturaleza simbólica del libro o colección de libros y el contexto histórico-social en que fue concebido el canon o compilación de aquellos libros que los cristianos consideramos como divinamente inspirados y que constituyen el libro sagrado.

La primera vez que oí el término “Semana Zángana” fue de la boca de E. Enrique García Grooscors, un título provocador que encabezaba una hoja volante repartida a las puertas de la catedral de Valencia a las muchedumbres que en otrora participaban de las tradicionales procesiones.

El escrito invitaba a reflexionar sobre el verdadero sentido de la llamada Semana Mayor, y denunciaba la estampida de masas hacia playas, ríos y montañas en busca del disfrute de los días de asueto, muy alejados del significado soteriológico o salvífico de la efemérides.

Por otra parte, el volante también cuestionaba la vacuidad de procesiones, rituales y liturgias con “fuerte sabor medieval”. “Misericordia quiero y no sacrificios” (Oseas 6:6-7, Mateo 9:10-13, Mateo 12:1-8), fue el enunciado que Yahvé estableció para su pueblo, y que viene a ser convalidado por la actuación de su hijo Jesucristo.

Para quienes suscribimos la teología de la liberación, Dios no es un ente lejano. No nos preguntamos si existe o no, nos preguntamos si ¿Dónde se encuentra? Y la respuesta que obtenemos del texto bíblico y la praxis del resucitado es que lo hallamos entre los pobres, los sufrientes y los olvidados. ¡Y es que Dios se parece tanto a Jesús…!

El teólogo ecuatoriano René Padilla argumenta: “(…) Como lo reconoce la mayoría de los exégetas, el eje o uno de los ejes teológicos que articula la perspectiva lucana (Libro de Lucas) de la misión es el especial interés de Jesús por los pobres y los marginados (publicanos, samaritanos, leprosos, mujeres, niños y enfermos), en un clima cultural que consideraba a las mujeres como «cosas» y a los niños como «seres humanos incompletos».

Esta asociación de Jesús con personas subestimadas en su dignidad y consideradas «escoria» de la sociedad explica las razones por las cuales los representantes de la sociedad judía vieron en el ministerio del galileo una permanente amenaza a sus intereses religiosos y políticos particulares”.

En estos días de responsable y obligado descanso meditemos en la cercanía de Dios hecho hombre.

Opinión Semana Zángana
Cristo, compañero de enfermos, pobres y olvidados

Les comparto la Oración de ramos del mexicano Dan González-Ortega basada en Mateo 21:1-11; Zacarías 9:9 y Salmo 91:5s.:

 

Oración de ramos

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en la pandemia!

¡Líbranos del coronavirus, te rogamos!

¡Hosanna para nuestra gente!

 

¡Alégrate mucho, hija de Sion!

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en el desasosiego!

¡Libéranos del miedo, te rogamos!

¡Hosanna para quien enferma!

 

¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén!

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en la incertidumbre!

¡Libéranos del encierro, te rogamos!

¡Hosanna para quien debe salir a la calle!

 

Mira que tu Rey viene hacia ti;

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en la fragilidad!

¡Libéranos de sentirnos vulnerables, te rogamos!

¡Hosanna para quien resiste!

 

¡Él es justo y victorioso, es humilde!

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en el desasosiego!

¡Libéranos del terror nocturno, te rogamos!

¡Hosanna en la peste que amenaza de día!

 

Y está montado sobre un asno,

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en cuarentena!

¡Libéranos del aislamiento, te rogamos!

¡Hosanna para quien le busca sentido!

 

Sobre la cría de un asna.

 

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Libéranos ya, te rogamos!

¡Hosanna en las alturas!

 

¡Hosanna en la esperanza!

¡Libéranos del dolor, te rogamos!

¡Hosanna para quien encuentra la alegría!

 

¡Bendito el que viene en el nombre de Dios!

 

LEER MAS:#OPINIÓN: «LA INTERMITENCIA DE LA MUERTE» 

 

Ismael Noé / Ciudad VLC