Sábado: «Campana», «Football» y «María Félix», por Luis Alberto Angulo

0
84

Campana

 

Algún artista de ocasión había dibujado en una de las columnas del bar la figura de una mujer.  Campana, un loco flaco e inofensivo -que había congelado su delirio en los años sesenta-, se había enamorado del dibujo y venía a diario a visitar a su chica.  Los parroquianos tomaban sus cervezas y oían música de la vieja Rockola, mientras el flaco de pantalones acampanados, camisa floreada, patillas y afro, bailaba devotamente con la muchacha dibujada por un artista desconocido.  Un día el dueño del bar, a quien le fastidiaba el inofensivo loco, ordenó borrar la obra y Campana ya no volvió al sitio, tampoco ninguno de los parroquianos.


 

Football

 

Hasta el año 1965, en mi pueblo jamás se había jugado fútbol.  Un día, el secretario de la dirección del Grupo Escolar José Vicente Undas se apareció en sexto grado con un balón y dijo que practicaríamos desde esa misma tarde en el campo de béisbol.  Improvisamos dos grupos y no perdíamos ninguna práctica.  El secretario jugaba en uno de los equipos y el entrenador oficial era Arcadio Martínez quien nos informó que en cuarenta días iríamos a un encuentro estatal en la capital.  Carecíamos de uniformes, calzado y principalmente de práctica y cultura futbolística pero Pelé era nuestro ídolo.  Nos tocó abrir el torneo con el equipo del colegio Arzobispo Méndez de curas y la tunda que recibimos fue tan grande que han pasado sesenta años y aún no me repongo.


 

María Félix

 

En Barinas existió alguien a quien llamaban así, como la famosa actriz mexicana. No era una flaca bella como la Doña de la película. Pero se ganó el respeto de los guapos llaneros desde el día en que, a coñazo limpio, derrotó a cuatro hombrones en uno de aquellos burdeles donde se ganaba la vida como mesonero.


 

 

Autor: Luis Alberto Angulo, poeta, articulista, ensayista, antólogo, cronista literario, editor y promotor de las artes y de la solidaridad.

 

DEL MISMO AUTOR>> SÁBADO: «APÁTRIDA»

 

Algunos de sus libros: Antología del decir  (Monte Ávila Editores, Col. Altazor. 2013), La sombra de una mano (Monte Ávila Editores, Col. Altazor, 2005), y Fusión poética (Universidad de Carabobo,  2000), reúnen su obra poética publicada: Viento barinés (UC, 1978), Antología de la casa sola (Fundarte, 1982), Una niebla que no borra (Sec. Cultura Carabobo, 1984), Antípodas (Predios, 1994), De norte a sur (UC, 1999), Fractal (Monte Ávila, 2005), Imágenes del parque, y Poética del decir (Monte Ávila, 2013).

 

 

 

Ciudad Valencia – LSFLC