“A quien Dios se lo dio…” por Ramón Toro

0
210
RAMON TORO-columna- Letras y Notas-sonero-soneros

“A quien Dios se lo dio, San Pedro se lo bendiga”, este antiguo refrán aplica para quienes se han visto beneficiados en situaciones inesperadas, a veces a tal punto de ver sus vidas transformadas positivamente por ese hecho. Como ha sido el caso de algunos cantantes de Salsa, a quienes, por circunstancias ajenas a sus intereses del momento, les tocó asumir el compromiso de interpretar y grabar un tema que no había sido compuesto para ellos. Lo hicieron y, para su fortuna, dicha canción les cambió la vida.

El tema “Mi desengaño”, por ejemplo, el mayor éxito del Apollo Sound de Roberto Roena (1976), se le otorgó originalmente al sonero puertorriqueño Sammy González. A éste, acostumbrado al estilo y sonido recio de la orquesta, le pareció algo suave y nada atractivo como para ser cantado por él, así que lo rechazó, entonces Roena se lo asignó al vocalista recién incorporado Papo Sánchez, quien le aportó unos acordes de guitarra en la introducción. Al poco tiempo se convirtió en la canción más aclamada, popular y exitosa del Apollo Sound.

Otro caso famoso fue el del cantante y compositor Ismael Miranda, quien una vez se encontraba solo entonando una canción recién compuesta por él antes de asistir a realizar una sesión de coros; en eso llegó Justo Betancourt a buscarlo y lo escuchó entonando la canción, y tanto le gustó que se la quitó de las manos y le dijo que ese tema le cuadraba más a él, la canción era “Pa’ bravo yo” (1972). Ismael se la dejó y se constituyó en el tema más importante y de mayor éxito de Justo Betancourt, a tal punto que comenzó a llamársele “El bravo de Matanzas”, su tierra natal en Cuba.

Por otra parte, la incorporación del maracucho Argenis Carruyo a la Dimensión Latina fue un acontecimiento interesante, ya que este cantante no tenía trayectoria como salsero, sin embargo, hasta los más radicales salseros tuvieron que reconocer su calidad. Y el tema que marcó su participación en esta orquesta fue “Para tu altar” (1977), el cual fue compuesto para ser interpretado por el sonero Carlos “Tabaco” Quintana, pero éste no aceptó la propuesta de incorporación a la Dimensión, entonces lo grabó Argenis de manera magistral.

El finado compositor boricua Roberto Angleró compuso un tema para la orquesta de Bobby Valentín que sería interpretado por Luigüi Texidor. Lamentablemente, y por razones de fin de contrato, Luigüi no pudo realizar la grabación pese a los esfuerzos de Bobby, por lo tanto el tema le fue cedido a Carlos “Cano” Estremera. Se trataba de “La boda de ella” (1978), canción que ha sido el mayor éxito de la orquesta de Bobby Valentín y, además, la mejor en la vida del “Cano” Estremera, hasta el punto de impulsarlo a su lanzamiento como solista.

Noche Caliente se llamó ese proyecto musical dirigido por el maestro Louie Ramírez en los años 80’s. Su más sonado éxito fue la balada versionada en salsa “Estar enamorado” (1982), cantado por Ray de la Paz, quien no era originalmente parte del proyecto. En una entrevista hecha en la emisora Salsera 93.6 FM, el sonero afirmó que esa versión sería cantada por un hermano del cantante Tito Allen, quien no se presentó; Ray estaba presente en el estudio debido a su amistad con Louie, quien le preguntó si él estaba dispuesto a cantarlo, y como Ray se sabía el tema aceptó el reto y el resultado fue excelente. Por otra parte, José Alberto “El Canario”, quien sí formaba parte del proyecto, ha dicho que esa canción le había sido asignada, pero cuando regresó de un viaje ésta ya había sido grabada.

 

LEE TAMBIÉN: “LOS 50 PRINCIPALES CLÁSICOS DEL JAZZ”

 

El cantante y compositor Henry Fiol pertenecía a un Conjunto llamado Saoco, pero ya como solista emprendió su proyecto de la mano del productor y sonero cubano Roberto Torres. Henry, como es natural, quería grabar sólo sus propias composiciones contraviniendo las recomendaciones de Roberto, quien le recomendaba grabar una serie de temas antiguos que, de acuerdo a su estilo, le ajustarían bien. En contra de su voluntad aceptó grabar varios, entre ellos el tema “Mala suerte” (1981), y fue esta versión la que lo puso en el mapa, como se dice en el argot salsero, fue tal el éxito que Henry Fiol se convenció del criterio acertado de su productor Roberto y grabó otras versiones, las cuales también pegaron en las emisoras radiales.

Uno de los mejores músicos venezolanos y de los más completos es Mauricio Silva, arreglista, compositor, pianista, trombonista, cantante, productor y director musical. Siendo el director y arreglista de la orquesta La Crítica, proyecto paralelo a la orquesta de Oscar D’ León, compuso un tema con toda la intención de que fuera interpretado por el sonero boricua Tito Allen, vocalista muy admirado por el compositor, el tema fue “Se necesita rumbero” (1978).

Se le dijo a Mauricio que se estaban haciendo las gestiones para la ubicación de Tito, y estando Mauricio practicando el tema en la oficina, llegó Oscar, lo escuchó, le gustó y le dijo a Mauricio que sería él quien lo grabaría y así fue, lo grabó Oscar y es el más laureado éxito de la Crítica. Después se supo que las gestiones para ubicar a Tito Allen nunca se hicieron.

 

***

 

Ramón Emilio Toro Martínez (Caracas-Venezuela, 1966) es licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura, de la Universidad de Carabobo (UC) en 1993. Es también Productor Nacional Independiente y locutor con experiencia en el desarrollo de programas radiales sobre música afrocaribeña en la ciudad de Valencia, estado Carabobo: Ciento por ciento Natural, por Lago 91.5 FM; Letras y Notas, por Salsera 96.3 FM, y Óyelo que te conviene, por RNV Región Central 90.5 FM. Es autor del libro «Letras y Notas sobre la Música del Caribe» (2020), presentado en la FILVEN Caracas 2020 (Casona Cultural Aquiles Nazoa) como el único proyecto editorial independiente de ese año. 

 

Ciudad Valencia