Indígenas colombianos trancaron este jueves la carretera Panamericana que une Cali y Popayán en reclamo por la falta de acuerdo con representantes de Bogotá.

La tribu misak aseguró que el Ejecutivo colombiano no cumplió con el envío de sus representantes para continuar con la mesa de concertación.

Como resultado del cierre de la vía, la terminal de transportes de Cali informó durante la noche del jueves que no hay despacho de vehículos hacia el sur del país.

De igual forma, los indígenas informaron a los medios locales que de no retomarse las negociaciones, marcharán el próximo cinco de octubre.

Según los misak, una de las exigencias al gobierno colombiano es la garantía de seguridad, entre otras.

 

LEA TAMBIÉN: MÉXICO SE ACERCA A LOS 100 MIL FALLECIDOS POR COVID-19

 

Indígenas colombianos
Largas colas se produjeron en dicha arteria vial tras el cierre de la misma.

Indígenas colombianos llamaron a un paro nacional

Dicha tribu, en las últimas semanas, fue noticia por el derribo de la estatua del español Sebastián de Belalcázar en Popayán.

LEA TAMBIÉN: RECRUDECE EL CONFLICTO ENTRE ARMENIA Y AZERBAIYÁN

 

En referencia a este hecho, los indígenas sostienen que en ese espacio tienen un sitio patrimonial.

En ese momento, representantes del pueblo misak hicieron un llamado a la sociedad para que «se siente precedente que obligue a repensar lo que constituye o configura memoria ancestral territorial y cultural, patrimonio cultural e histórico».

En ese contexto, los indígenas anunciaron que continuarían las protestas en un paro nacional y convocaron a la ciudadanía para que se les uniera.

«Hacemos llamados y convocatorias a la movilización social para construir y forjar la paz territorial con justicia social».

Ciudad VLC / teleSUR