La ciudad de Manaos en Brasil, colapsó debido a la pandemia del Coronavirus, quedando la ciudad en una precaria situación sanitaria, con 135 internos en unidades de cuidados intensivos (UCI) y con más de 3.091 contagiados, llegando al extremo de crear fosas comunes por la cantidad de muertos diarios por la COVID-19.

Dicha ciudad, capital del estado de Amazonas, fue la primera en entrar en colapso sanitario en Brasil.

Por su parte, el gobernador de dicho estado, Wilson Lima, decretó la situación de calamidad pública el 23 de marzo.

En esta línea, Manaos es la tercera ciudad brasileña con mayor tasa de contagiados por número de habitantes, por detrás de São Paulo y Fortaleza.

 

Ciudad de Manaos en Brasil tiene la mayor curva de infectados

Además, Manaos presenta la curva de infectados más pronunciada de todo el país.

Se pudo conocer, que, además, en un mes, desde el 26 de marzo hasta el 29 de abril, los casos confirmados de COVID-19 pasaron de 63 a más de tres mil.

Por otra parte, esta ciudad amazónica es la más poblada del estado, con 1,7 de los 4 millones de habitantes en total.

Además, todas las camas de UCI se encuentran en la capital, a la que es complicado llegar desde muchas localidades del estado como resultado de las complicaciones geográficas que se presentan para atravesar la selva.

 

Manaos en Brasil
Los cadáveres de los fallecidos por la COVID-19 debieron ser preservados en frigoríficos a la espera de ser sepultados.

 

LEA TAMBIÉN: JUEZ BRASILEÑO PROHIBIÓ A LOS EVANGÉLICOS HACER CONTACTO CON INDÍGENAS.

 

«Escenas de terror» se viven en Manaos

Los sistemas funerarios y los cementerios también colapsaron, incapaces de hacerle frente a los 288 fallecido que reflejaban las últimas cifras.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Arthur Virgílio Neto, declaró estar presenciando «escenas de terror».

En este sentido, explicó que, debido a la incapacidad de enterrar a las personas fallecidas, los cadáveres debieron ser preservados en camiones frigoríficos.

El alcalde declaró estar presenciando «escenas de terror».

De igual forma, informó que los cuerpos fueron trasladados hasta las fosas comunes que se acaban de abrir, como medida de emergencia, en el cementerio Nossa Senhora Aparecida, el más grande de Manaos.

Sin embargo, el campo santo se vio saturado, por lo cual, debieron comenzar a abrir, en el cementerio, nuevas zanjas, pero más profundas que permitan colocar más niveles de urnas en una misma fosa.

 

Autoridades proponen incinerar los cuerpos

En esta ciudad, que tiene un total de 11 cementerios, se registraba una media de unos 30 entierros por día antes de la pandemia.

 

Empero, en las últimas dos semanas, la media ascendió a una centena de sepulturas y solo durante el domingo pasado se registraron 142 entierros.

Por su parte, el ayuntamiento prevé que la demanda de tumbas se continúe multiplicando y propone cargar con los costes de la incineración para las familias que acepten.

 

LEA TAMBIÉN: BOLSONARO ENTRE SALVAR VIDAS O CUIDAR LOS PUESTOS DE TRABAJO.

Ciudad VLC / Actualidad RT

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here