«Me anda buscando un libro» por Vielsi Arias

0
282

Dice el maestro Prieto Figueroa en su texto “la magia de los libros” que nuestras compañías dan cuenta de lo que somos. Haciendo alusión al refrán popular de «Dime qué libros te acompañan y te diré quién eres», pues es posible que nuestros libros den cuenta de nuestra forma de mirar la realidad, pues en ellos va implícita nuestra racionalidad, conducta, afectos, miedos y errores.

Todo libro tiene un destino: las manos de un nuevo lector, a veces un depósito y en el peor de los casos la basura. Pero ¿Quién va detrás del otro? ¿El libro o el lector? Opinan algunos que cuando una obra llega a ti es porque te andaba buscando; parece que la magia de los libros como lo denomina el maestro Prieto Figueroa va al encuentro con el lector.

Así, una suerte de alma que habita en ellos va en búsqueda de quien lo necesita y de manera mágica alcanzan nuestras manos.

A lo largo de la vida elegimos muchos libros como compañeros de viajes y circunstancias personales: duelos, enamoramientos, placer… lo cierto del caso es que parece que cuando Ud. anda buscando un libro un conjunto de hechos se encadenan en esa búsqueda.

Es posible que el texto haya pasado por muchas manos (no se sabe si por bueno o por malo) pero ya ha cumplido el lugar en la vida de ese lector.

Claro está que a nadie se le ocurriría visitar un basurero para buscar un libro que otro lector abandonó, pero nunca se termina de saber qué impacto puede tener un texto, que llega de forma inesperada en la vida de otros.

Los espacios de contacto más habituales son las bibliotecas y las ferias del libro. Allí cientos de textos aguardan a la espera de un lector seducido, pero no resulta tarea sencilla convencer al candidato para que se apropie de estas almas.

Hago referencia a este hecho mágico y particular porque este domingo despedimos la Feria del libro venezolano capítulo Carabobo (edición 17). Un emotivo evento que ha sacudido afectos por el encuentro con amigos, escritores, poetas, docentes, investigadores, promotores de lectura, editoriales, libreros y lectores.

Estoy segura de que muchos libros han encontrado un nuevo destino. Las manos de una niña que busca respuesta ante el miedo, las de un niño que se siente solo, las de una madre que se interroga, un joven inquieto o un lector curioso que se dejó seducir.

Acompañados de músicos, actores, artesanos, artistas plásticos, fotógrafos y escritoras, salimos de esta feria bañados de la alegría y el efecto reparador que dejan los libros. Como me refirió un tallerista en una oportunidad “leer es como bañarse porque te limpia el alma”, así todos regresamos con el alma que ha limpiado el verbo.

Agradecemos a todos los poetas, escritores, invitados nacionales, libreros, editoriales, músicos, artistas e instituciones convocados en torno a la palabra. Que el libro siga viajando de mano en mano como lo hace desde hace siglos.

 

No dejes de leer: Libros, buscaban libros (II)

 


***

 

Vielsi Arias Peraza (Valencia-Venezuela, 1982) es licenciada en Educación, mención Artes Plásticas, de la Universidad de Carabobo (UC) en 2005. Participó en los talleres del Ateneo de Valencia y de la Dirección de Cultura de la UC (2003). Es miembro de la Red Nacional de Promotores de la Lectura por el estado Carabobo. Es autora del poemario Transeúnte (Editorial el perro y la rana, 2005) y de La Luna es mi pueblo. Memorias del pintor Cristóbal Ruiz (Editorial el perro y la rana, 2008).

 

Ciudad Valencia