“Activismo político y estudios en Lara entre 1980 y 1984 (12)” por José David Capielo

0
254
José David Capielo-Del Medanal venimos-UNESR-estaciones experimentales

Inicié esta nueva etapa estando aún en Caracas. La dirección política decidió mi traslado a la ciudad de Barquisimeto (a comienzos de 1980), donde estaría al frente de un equipo en una estructura pública de los CLP, en el estado Lara como centro, pero igualmente atendiendo relaciones políticas en Portuguesa y Yaracuy.

Se trataba de reforzar la actividad política organizativa, aprovechando nuestra presencia en algunos gremios estudiantiles, sindicales y vecinales. Paralelamente, la estructura cerrada del partido mantenía su propio andamiaje para las tareas que le eran específicas, como la de construir una estructura armada en el occidente.

Tras la jornada abstencionista en las elecciones presidenciales  de 1978, en la capital recibí información desde la Facultad de Agronomía (Fagro) UCV-Maracay. Para ese tiempo había ganado el Decanato la izquierda consecuente que nos había apoyado en los conflictos estudiantiles de años anteriores. Las nuevas autoridades estaban convocando a los estudiantes con materias pendientes para culminar su grado, ya que estaba por implementarse un nuevo plan de estudios.

Esto me involucraba, pues aún estando ganado yo para la actividad política que realizaba, siempre había expresado mi deseo de culminar mis estudios de Ingeniería Agronómica, donde me restaban por aprobar pocas asignaturas. Ante esto, luego de meditarlo bastante, planteé en mi organismo de militancia la posibilidad de regresar a Maracay para culminar la carrera y seguir activando por Aragua.

Esto fue calificado como debilidad de mi parte “al anteponer mis intereses personales”, por lo que resulté sancionado en 1979, despojándome de las responsabilidades que tenía. Quedaba como militante de base y debí seguir cumpliendo las actividades propias, que seguían siendo muchas. Acepté la decisión en el entendido que no deseaba irme o renunciar, que era la otra opción.

Al producirse la decisión de transferirme a Lara, además de darme nuevas responsabilidades, se agregó como moción que si quería seguir estudiando, me podía inscribir en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA-Barquisimeto), cumpliendo prioritariamente las tareas asignadas en ese nuevo destino.

Debí buscar mis notas en la Fagro UCV de Maracay. Allí hablé con el director de escuela encargado de la parte académica, profesor Arnaldo Badillo Rojas, amigo de siempre, quien me emplazó a quedarme en Maracay. Le expliqué el compromiso que tenía y le pedí me diera una carta para solicitar una equivalencia de estudios en Agronomía-UCLA. Badillo Rojas (hoy ya fallecido), docente de alta formación profesional, sería posteriormente electo máxima autoridad de la facultad en 1981.

La equivalencia de estudios procedió y recibí respuesta en Agronomía-UCLA, en marzo de 1981. Todo parecía ir bien. El número de materias profesionales por cursar era igual. Solo que agregaron otras cinco materias del llamado ciclo básico, que en la UCV no se hacía. Allí se me consumió el tiempo entre mediados de 1981 y finales de 1982 aprobando ese “añadido” de materias previas y activando políticamente. Al final, por las circunstancias de entonces debí abandonar estos estudios académicos.

La actividad política pública desarrollada hasta 1982 en Lara fue bastante significativa. Logramos tener presencia en importantes luchas populares, tuvimos un grupo de nuevos militantes con presencia a nivel estudiantil, vecinal y en el sector de trabajadores tribunalicios. Se había además organizado alguna gente en Portuguesa y Yaracuy.

1982 marcó un tiempo difícil en el seno de la organización. El gobierno copeyano de entonces echó mano a los desertores-delatores miembros de los cuerpos policiales e intensificó una persecución tenaz en todo el país. Se trataba de detectar, detener o asesinar a los principales cuadros del partido Bandera Roja (BR) ya conocidos. Entre mediados y finales de 1982 habían encarcelado a la casi totalidad de la dirección política en Caracas y resto del país.

 

LEE TAMBIÉN: “INTENSO ACTIVISMO PÚBLICO EN CARACAS (11)”

 

El 4 de octubre de 1982 se produciría el terrible asesinato de 23 combatientes del “Frente Américo Silva” (FAS) en Cantaura, estado Anzoátegui, producto de una delación de ex guerrilleros adscritos a la policía política. Esto significó el desmontaje de nuestras organizaciones de masas, pasando todos forzosamente a la clandestinidad.

La estructura abierta que yo coordinaba hasta ese momento en Lara afortunadamente no fue afectada directamente por esa ola represiva. Todo debió minimizarse, reducirse la actividad propagandística y optar por salvaguardar a nuestros activistas.

Junto a mi “compañera de siempre” logramos tener una infraestructura básica para garantizar la sobrevivencia y seguridad. Existió mucha solidaridad de todos los camaradas. Debimos resistir para remontar esta dura “cuesta” hasta mediados de 1984, que estuvimos en tierras larenses.

 

 

    “…ha emergido una nueva metodología de conocimiento de lo social que se apoya en la experiencia de lo vivido, en la subjetividad como forma de conocimiento, tan válido como los números, los modelos, las curvas o cualquier otro instrumento estadístico”. (Profesor Víctor Córdova. UCV, 2003)

 

 

***

 

José David Capielo Valles es ingeniero agrónomo y magíster en Desarrollo Rural, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Campus Maracay. Nacido en Coro, estado Falcón, en 1949. Es docente jubilado de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), Núcleo Canoabo (2016). Es locutor, comunicador alternativo y colaborador de Ciudad Valencia desde 2014.

 

Ciudad Valencia