Letras y Notas-Ramón Toro-el guaguancó-Tite Curet

Gerardo Rosales-Letras y Notas-Ramón ToroBrindemos por la radio, los libros, los LP’s y los casetes… He visto en varias sesiones de Instagram al percusionista venezolano Gerardo Rosales, quien está desde hace varios años residenciado en Europa, concretamente en Países Bajos, realizando promociones de orquestas y grupos de Salsa (de los años 70´s), dando sus respectivas recomendaciones y análisis breves bastante interesantes.

Aunque de momento eso lo está haciendo aquí mismo, en Venezuela, ya que se encuentra en el país desde hace varios días y ha realizado varias presentaciones con su grupo musical.

El hecho es que me llamó la atención especialmente el detalle de que usa puros discos de acetato, es decir, puros LP’s y, de paso, se muestra en su vehículo escuchando a Ismael Rivera con un equipo de sonido de aquellos de casetes. El sonido es muy bueno y sólo supe que era un casete, porque lo vi. Y era muy poca la diferencia con un equipo de sonido de estos de última generación, como les dicen.

Les cuento todo lo anterior a propósito de que medito en la manera vertiginosa en que avanza la tecnología y cómo va dejando en nosotros (más en unos que en otros) esa sensación de que nos quedamos cada vez más cortos a la hora de querer abarcar ese inmenso caudal de información, el manejo de nuevos equipos electrónicos, juegos y teléfonos celulares, entre tantas otras cosas novedosas.

 

Es difícil no sentirse desactualizado, pero también ese acelerado avance tecnológico, impulsado por una carrera comercial que no conoce límites y nos ha llevado a un brutal consumismo, nos ha hecho olvidar lo importante, es decir, lo admirable, útil y significativo que han sido, en sus momentos y épocas de nuestras vidas, ciertos descubrimientos e inventos tales como el tocadiscos, el disco LP de acetato o pasta, el Betamax, el radio grabador de casetes, el VHS, el Walkman, el Discman, la cámara fotográfica, entre tantos otros artefactos hoy sentidos como arcaicos y obsoletos.

Destaco lo de nuestro gran percusionista Gerardo Rosales y sus LP’s y casetes, porque desde hace tiempo uno va sintiendo un sutil desprecio por los artefactos que ha usado, debido a  la acelerada llegada de otros artilugios siglo XXI; tal es el caso de los añosos equipos antes mencionados, en pleno uso en los años 80´s, de tal manera que con respecto al Betamax, apenas salió el VHS, muchos se sentían ridículos o anticuados si seguían empleando el Betamax, y lo mismo aplica para todo lo demás; de hecho, para muchos hoy resulta absurdo enviar un mensaje de texto (u SMS) debido a que el WhatsApp resulta mejor opción.

 

Y pensar que hace apenas 30 años era un problema comunicarse, aun teniendo servicio de telefonía CANTV, ni hablar de aquellos que no lo tenían. Tal vez es aquí donde aplica lo de la ingratitud.

El Betamax fue desplazado por el VHS; éste, a su vez por el DVD, el DVD por el Blu-Ray, éste quedó atrás (en tiempo record) por las cableras y las cableras han perdido un terreno bastante notable debido a NETFLIX y sus afines. Apuesto a que no soy el único con gran cantidad de material retro (discos y películas), aún nuevo e incluyendo también equipos aptos, pero ahora en total desuso por los siglos de los siglos…

Yo recuerdo con especial agrado la experiencia que implicaba para mí grabar un casete, era todo un ritual seleccionar los temas y hacer la lista; el orden de las canciones tomando en cuenta la introducción y el final de cada una cuidando los contrastes sonoros; el cuidado de las pausas entre un tema y otro; aquello de afinar el pulso para ubicar la aguja del equipo en el surco exacto donde iniciaba la canción elegida; la delicadeza de sacar y guardar el disco en su respectivo estuche plástico y hasta la manera de tomarlo; el control del volumen por aquello de que hay diferencias entre algunos discos y, una vez terminada esa grabación, venía el disfrute de la obra y los elogios en cualquier tertulia donde uno se pusiera a compartir la música, a escuchar nuestra “magistral” escogencia; y por supuesto, tuve el placer íntimo de regalar unos cuantos de esos casetes, vender otros y perder algunos “por descuido” en tantas fiestas.

El punto de todo esto no es, lógicamente, negarse o rechazar los avances, se trata de cómo nos ha envuelto la velocidad vertiginosa de la tecnología y cómo eso que consideramos hoy un milagro de la misma, nos parece meses después algo obsoleto y caduco cuando aún tiene plena vigencia y mucho por dar.

He dicho varias veces que respeto y admiro a algunas personas que aún conservan y coleccionan discos de acetato y casetes, y siguen disfrutando de ese ritual combinándolo con lo moderno.

 

 

Afortunadamente no se cumplió hace años aquella profecía de que a raíz de la aparición de la televisión la radio iba a desaparecer; caso igual, en la actualidad, cuando se temía que el libro impreso sería desplazado por el libro electrónico. Y es que la experiencia y el placer de escuchar la radio, al igual que la de hojear un libro, en vez de pulsar teclas y manipular una pantalla para realizar una lectura, no tienen comparación.

 

LEE TAMBIÉN: Nacimiento de las orquestas afrocaribeñas (V)

 

Hoy muchos apuestan a que la radio convencional será desplazada por la radio en internet, en lo particular no lo creo; de hecho, ni siquiera las redes sociales han podido desplazarla. Que haya tenido que compartir el terreno sí es válido, así como algunos jóvenes (los pocos que leen) prefieren los libros electrónicos, lo cual implica, en verdad, una baja apenas sensible en cuanto al libro físico.

Así que es muy gratificante que la obsolescencia no haya tenido cabida en lo que implica el libro y la lectura (ni siquiera con aquello de los audiolibros), ni en la radio, ni tampoco todavía con los LP’s y los casetes, lo cual nos ha librado de pecar de ingratos y desleales.

 

***

 

Ramón Emilio Toro Martínez (Caracas-Venezuela, 1966) es licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura, de la Universidad de Carabobo (UC) en 1993. Es también Productor Nacional Independiente y locutor con experiencia en el desarrollo de programas radiales sobre música afrocaribeña en la ciudad de Valencia, estado Carabobo: Ciento por ciento Natural, por Lago 91.5 FM; Letras y Notas, por Salsera 96.3 FM, y Óyelo que te conviene, por RNV Región Central 90.5 FM. Es autor del libro «Letras y Notas sobre la Música del Caribe» (2020), presentado en la FILVEN Caracas 2020 (Casona Cultural Aquiles Nazoa) como el único proyecto editorial independiente de ese año. 

 

Ciudad Valencia / Foto de RT: Edicson Dávila