La palabra de hoy: JEQUE, por Aníbal Nazoa

0
173
Aníbal Nazoa-paria

La palabra de hoy, que tiene todo el encanto de lo exótico y evoca sonoridades de Las mil y una noches, para los venezolanos es ante todo una palabra de moda: jeque. Empezamos a familiarizarnos con esta voz arábiga desde que se constituyó la OPEP y entramos en sociedad con los países del Medio Oriente en el movedizo negocio del petróleo.

Desde entonces, nos hemos acostumbrado a ver a los representantes de nuestra industria petrolera conversando con jeques y a los jeques dando ruedas de prensa en Caracas. Hace algunos años, incluso, recibimos la visita de un falso jeque, un individuo ducho en el arte de desplumar al prójimo que haciéndose pasar por dignatario musulmán se burló cuanto quiso de la alta sociedad caraqueña.

Entre nosotros se acentúa cada vez más (de ahí la facilidad con que nos engañó aquel pájaro de cuenta) la tendencia a pensar que la palabra jeque significa superpotentado, multimillonario o mejor multibillonario, dueño de millares de pozos de petróleo, flotas enteras de aviones y automóviles de oro macizo y otras riquezas fabulosas. Nada más alejado de la verdad: jeque es, en realidad, un título honorífico que de ninguna manera equivale a ricachón.

Jeque proviene de la voz árabe shaij, así, terminado en jota, que literalmente quiere decir anciano y se aplica por igual a gobernadores, ministros, profesores, eruditos, jueces, jefes de comunidades religiosas y otras personas ilustres de cierta edad, digamos mayores de cincuenta años.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: JEFE, POR ANÍBAL NAZOA

 

Según informa la Enciclopedia Británica, también se ha conferido el título de shaij a aquellas personas que han logrado aprenderse de memoria el texto íntegro del Corán, aunque sean muy jóvenes.

No es ésta la primera vez que los jeques se ponen de moda en Venezuela, también lo estuvieron aquí y en el mundo entero por los años veinte, cuando las mujeres suspiraban y sufrían desmayos por un jeque tan falso como el mencionado al principio: un jeque engominado y de pestañas rizadas y labios pintados que se llamaba Rodolfo Valentino, cuyas películas El Sheik (el mismo título escrito a la manera inglesa) y El hijo del Sheik se cuentan entre los recuerdos más sentimentales del cine mudo.

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad Valencia