La palabra de hoy: OMBUDSMAN, por Aníbal Nazoa

0
96
Aníbal Nazoa-paltó

Ombudsman… La palabra de hoy es una que está a punto de ingresar de pleno derecho en nuestro idioma, si la Academia no se interpone.

Es una palabra sueca que ha adquirido tremenda importancia dada su gran utilidad y se ha ido extendiendo sin sufrir ningún cambio a todos los idiomas; esto por razones de comodidad, pues tratar de hallarle una traducción literal resulta más o menos meterse en un lío: en sueco, ombudsman significa sen­cillamente representante, aunque también se puede traducir por encargado.

Pero la sola palabra está muy lejos de ser suficiente para darnos una idea de lo que ella define.

El ombudsman, una institución típicamente sueca, es un funcionario designado por el Parlamento para representarlo ante el gobierno y cuya función con­siste en defender al ciudadano de los posibles abusos e injusticias que contra él cometan las autoridades, desde los simples burócratas hasta los altos personeros de la administración pública.

Se puede decir, pues, que el ombudsman es el “defensor del ciudadano”. No es exactamente –aunque su labor tiene que ver con el asunto– el “defensor de los derechos humanos”, como se le ha querido llamaren Venezuela.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: OBVIO, POR ANÍBAL NAZOA

 

Aunque es ahora cuando nosotros lo estamos des­cubriendo, el ombudsman es una figura bastante an­tigua: apareció en la legislación sueca hacia 1819 y posteriormente fue adoptado por los demás países escandinavos –Noruega, Dinamarca y Finlandia– y por Nueva Zelanda, que lo incorporó en 1962. Gran Bretaña tiene también un comisionado parlamentario cuyas funciones son similares a las del ombudsman. Por lo que respecta a América Latina, al parecer Colombia se nos adelantó porque ya cuenta con su ombudsman o el equivalente del mismo.

Es bueno advertir que el ombudsman propiamen­te dicho, es decir el sueco, aunque es nombrado por el Parlamento es completamente autónomo en sus fun­ciones, que no pueden ser interferidas por el Cuerpo Legislativo.

La institución del ombudsman no le vendría nada mal a Venezuela, país donde tradicionalmente el gobierno está acostumbrado a hacerse el sueco ante los reclamos del ciudadano común.

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad Valencia