“Clavos florales” por Armando José Sequera

0
29
Armando José Sequera-columna-Carrusel de Curiosidades-dinosaurios
Armando José Sequera, autor de la columna: Carrusel de Curiosidades

Clavos florales… La expresión popular “¡Qué esperanza la del que siembra coco!” alude al tiempo que esta planta demora en dar frutos, que es, aproximadamente, de diez años o más, según la especie. Se usa cuando una persona nos propone un lapso que nos parece excesivo para el cumplimiento de una promesa o el pago de una deuda.

Pero no es el coco la planta que demora más en ofrecer sus frutos. Ese título lo posee un árbol que tarda el doble de tiempo en fructificar: el clavero, cuyo producto conocemos como clavo de olor o de especia.

El clavero forma parte de la familia de las mirtáceas, la misma que cuenta con miembros tan diferentes como el eucalipto, la pimienta y el guayabo.

 

clavo-de-olor

 

Este árbol, que alcanza una altura de entre doce y quince metros, a partir del momento en que se hace productivo, ofrece cargas durante más o menos cincuenta años.

 

Lo que se utiliza de él son sus botones florales sin abrir, los cuales, una vez cosechados, se ponen a desecar, hasta que se oscurecen y toman una forma parecida al clavo usado en carpintería.

El clavo de olor es originario de las islas Molucas –las antiguas islas de las especias–, porque también fueron la cuna de la nuez moscada.

 

clavo de olor 2

La importancia de estas dos especias, entre otras, fue de tal magnitud que su precio llegó a ser similar al del oro. En los siglos XV y XVI, neerlandeses, ingleses, portugueses y españoles libraron batallas por el dominio del archipiélago de las Molucas.

Cuando aún no existían los refrigeradores, las especias no solo servían para aumentar el sabor de las carnes, sino también –tales los casos de la pimienta y el orégano– para retrasar el proceso de putrefacción de las mismas.

 

LEE TAMBIÉN: “USOS ANTIGUOS DEL PETRÓLEO VENEZOLANO”

 

En nuestro tiempo, el clavero se cultiva en regiones tropicales, tanto asiáticas como africanas, esto es, en la India, Malasia, Sri Lanka, Tanzania y Madagascar, entre otras.

La principal función del clavo de olor sigue siendo saborizar múltiples platillos. Además, se usa en aromaterapia y, en aquellos lugares en los que resulta difícil el acceso a la anestesia, sirve como auxiliar de odontología.

Ello gracias a contener una elevada proporción de eugenol, una sustancia con propiedades anestésicas, analgésicas, antiinflamatorias y antibacteriales.

 

***

 

Armando José Sequera es un escritor y periodista venezolano. Autor de 93 libros, todos publicados, gran parte de ellos para niños y jóvenes. Ha obtenido 23 premios literarios, ocho de ellos internacionales (entre otros, Premio Casa de las Américas, 1979; Diploma de Honor IBBY, 1995); Bienal Latinoamericana Canta Pirulero, 1996, y Premio Internacional de Microficción Narrativa “Garzón Céspedes”, 2012).

Es autor de las novelas La comedia urbana y Por culpa de la poesía. De los libros de cuentos Cuatro extremos de una sogaLa vida al gratén y Acto de amor de cara al público. De los libros para niños TeresaMi mamá es más bonita que la tuyaEvitarle malos pasos a la gente y Pequeña sirenita nocturna.

«Carrusel de Curiosidades se propone estimular la capacidad de asombro de sus lectores».

 

Ciudad Valencia / Foto del autor: José Antonio Rosales